El dirigente de Podemos, Jesús Santos, se encargó de la tarea de acoger y buscar un piso para los trabajadores mexicanos que llegaron a España y que ahora investiga la UDEF. Este diario publicó varias exclusivas desde agosto de 2020 en las que se revelaba que Podemos contó con ese grupo de jóvenes expertos, que viajó a España y trabajó en la campaña electoral del partido morado de 2019 sin tener los permisos de trabajo. Santos, que se encargó de desarrollar el proyecto piloto de Neurona en Alcorcón, ha sido ascendido a Secretario de Políticas Municipales en la dirección con la llegada de Ione Belarra.

La UDEF desvela en un informe de casi 700 páginas los contratos que vinculan Podemos con el pago del alquiler de esos piso francos, ya desvelados por Vozpópuli. En ese documento, la UDEF ha detectado "pasaportes duplicados" de supuestos trabajadores de la consultora mexicana que, en realidad, "no cumplieron con el requisito obligatorio de obtener un visado de trabajo para ejercer dicha actividad".

El informe de la UDEF complica la situación procesal de Podemos. La consultora Neurona recibió 363.000 euros por parte del partido morado en la campaña electoral de 2019 y el juez Juan José Escalonilla investiga el caso por presuntos contratos inflados, lo que puede derivar en malversación y administración desleal.

De momento, el juez ha imputado a Podemos y tres dirigentes. Aunque las fuentes de Podemos destacan el papel desempeñado por Jesús Santos, ascendido por Ione Belarra en la nueva ejecutiva de la formación. Y la UDEF subraya que de los casi 1.400 archivos entregados por Podemos para justificar los pagos a Neurona, los investigadores solo han detectado 42 que se emplearon realmente en las redes sociales.

Búsqueda del piso en Leganés

Según pudo saber este diario, Santos ejerció de primer enlace entre Podemos y la consultora vinculada a Juan Carlos Monedero cuando los promotores de la consultora activaron un "piloto" en Alcorcón, donde Podemos quería impulsar la figura de Santos, amigo de Del Olmo e Isa Serra y uno de los dirigentes madrileños destinado a remplazar a Ramón Espinar después del enfrentamiento con Iglesias e Irene Montero en 2019.

El primer piso en el que se alojaron los mexicanos enviados por Neurona se ubicaba en Leganés. Concretamente, en la calle Nuestra Señora del Pilar 2, según ha podido saber este diario. Jesús Santos buscó esta ubicación a través de otro amigo íntimo, que le ayudó en encontrar el lugar más oportuno, según las fuentes consultadas. ¿Cuál era el problema? Que, tal y como adelantó este diario y ahora investiga la UDEF, esos profesionales trabajaron presuntamente sin permiso regular, sino que llegaron con un simple visado de turista.

La cuestión puede afectar directamente a Podemos, porque en la documentación de la UDEF se recogen varios contratos de arrendamientos por miles de euros (uno también en Madrid) cuyo desembolso aparecía en los papeles de Neurona para justificar los pagos de Podemos. Sin embargo, al tratarse de presuntos trabajadores ilegales, Podemos puede acabar como responsable de la contratación, ya que la ley dictamina que el partido político debe garantizar la legalidad de sus fichajes.

El Big Data Room

Los mexicanos se instalaron en España alrededor de un mes, según se desprende de la documentación de la UDEF. Y en ese periodo también accedían a un centro alquilado ad hoc por el partido. Se le conocía como Big Data Room, se ubicaba en la calle Maudes de Madrid y estaba bajo el mando de Del Olmo. Fuentes de Podemos aseguran que en ese lugar, donde el partido pagó ordenadores para la guerrilla digital, también trabajaron los mexicanos, como reveló Vozpópuli.

Se sentaban al lado de otros trabajadores de Podemos, con los que confeccionaban (no siempre de manera conjunta) el material de campaña. Si se demuestra que lo hacían de manera irregular, Podemos puede verse involucrado en otro supuesto delito, puesto que trabajaban en una de sus sedes.

De hecho, Podemos, como todos los partidos políticos, debe vigilar posibles irregularidades internas, y por ello tenía una responsable del "cumplimiento normativo". Ese cargo lo ocupó hasta finales de 2019 la abogada Mónica Carmona, que fue despedida de manera fulminante tras investigar el contrato a Neurona y otros casos sospechosos.

Secretario de Políticas Municipales

Cabe señalar que, de momento, el juez Escalonilla ha llamado a declarar como imputados a Juanma Del Olmo (jefe de campaña electoral de 2019), Daniel De Frutos (tesorero de Podemos) y Rocío Val (gerente del partido), pero no ha incluido a Jesús Santos en ese listado. Sin embargo, según las fuentes de Podemos, el entonces concejal de Alcorcón tuvo un papel relevante en toda la operación que permitió la llegada y el alojamiento de esos trabajadores presuntamente ilegales.

Santos, además, ha ganado peso interno en Podemos. Tras las elecciones madrileñas de 2019, fue nombrado coordinador general de Podemos Madrid. Y en el último congreso de Podemos del pasado 13 de junio, la nueva secretaria Ione Belarra le ha ascendido a la Secretaría de Políticas Municipales. Es decir, que Santos desempeña ahora un cargo de máximo prestigio en el partido morado, formando parte de la nueva cúpula tras la salida de Pablo Iglesias.