Podemos quiere dejar claro al PSOE hasta dónde pueden llegar sus invasiones de competencias. La presentación por parte de los socialistas, y en concreto de la vicepresidenta Carmen Calvo, de la llamada ley Zerolo sobre Igualdad ha sido un golpe bajo. El propio Pablo Iglesias tuvo que dejarlo claro en el seno del Ejecutivo. Y esta vez los morados no se limitan a culpar al ministro de turno, sino que suben el tiro y lanzan su dardo contra el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, a quien acusan de estar detrás de la maniobra.

El partido morado es consciente de que sus competencias son limitadas. Iglesias buscó subir la apuesta ministerial entre julio y noviembre de 2019, pero tuvo que conformarse con cuatro departamentos débiles desde el punto de vista de las responsabilidades. Es por ello que cuando vieron que el grupo político del PSOE presentaba una iniciativa que excedía sus competencias, invadiendo las de Igualdad, saltaron chispas.

El malestar crece, además, porque la cúpula de Podemos detecta que Sánchez está teniendo un papel activo en esa operación, según ha podido saber Vozpópuli. Consideran que el presidente del Gobierno intenta reequilibrar los pesos después de las derrotas del año pasado (desde la mayoría presupuestaria, hasta los decretos sobre los desahucios y la factura de la luz), pero creen que la forma es improcedente.

El pasado miércoles, el grupo político prefirió evitar que se encendieran los ánimos y que la ministra Irene Montero planteara un ataque frontal al PSOE. Aunque la irritación es mucha y el mensaje que trasladan desde el partido es que no están dispuestos a que supere esa "línea roja". "Cuidado porque podemos irnos a una situación jodida", comenta un dirigente del partido.

El secretario general de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, conversa con la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo. / Europa Press

Traición "intolerable"

Aunque Podemos es hábil en circunscribir las polémicas internas para evitar que acaben en una hemorragia interna que debilite la coalición, esta vez los morados creen que se han "superado todos los límites". Fuentes del partido revelan que el ministerio de Irene Montero, el competente en asuntos de Igualdad, no quiere renunciar a su enfoque sobre la ley Trans, a pesar de las críticas de los socialistas. Creen que los colectivos trans están enfurecidos con el PSOE, y acusan directamente a Calvo de maniobrar para impedir que lleve a cabo su proyecto. Por ello, se decantan por la abstención ante la ley Zerolo.

Los socialistas no se dan por aludidos. Fuentes del PSOE comentan que es Podemos quien fue "desleal" llamando en secreto a ERC y a otros partidos el pasado martes para evitar que la ley Zerolo salga adelante. Y recuerdan las maniobras de Iglesias para imponer su línea en el Parlamento en el tema por ejemplo de vivienda. Una vez más la palabra traición corre como la pólvora de un lado a otro del Gobierno. Pero Podemos, que admite esos excesos en sus movimientos, se escuda en que es "intolerable" que otro ministro presente un proyecto de ley que copa las competencias de un compañero de Consejo de Ministros.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo entrega la cartera de Igualdad a la nueva ministra, Irene Montero el 13 de enero de 2020. EP

Aguante de Iglesias

La sensación que se percibe en Podemos es que Sánchez está detrás de esta actuación. Sospechan que el presidente del Gobierno quiere testar hasta dónde puede aguantar Iglesias, poniéndole continuamente a prueba. Ocurrió algo parecido con el recorte en las pensiones, que Podemos de momento ha logrado frenar. Y ahora con la ley Zerolo.

Podemos desconoce si detrás de todo se encuentra Iván Redondo. Aunque en varios círculos del Gobierno recuerdan que el papel de asesor de Sánchez es importante, pero no determinante. Y que el presidente hace y deshace según le conviene, aunque siempre intentando evitar desgastarse. En definitiva, que Sánchez es todo lo contrario a Redondo a quien Juan Carlos Monedero apodó el Rasputín de la Moncloa.

El hecho de que en Podemos se señale por primera vez al presidente del Gobierno revela otro aspecto importante para entender el funcionamiento de la coalición. Hasta ahora, Iglesias a menudo se vio obligado a resolver los problemas gracias a un diálogo directo con Sánchez. Y eso parece que se ha atascado.

Podemos advierte de que no permitirá más enfrentamientos de ese tipo, aunque considera que los equilibrios de fuerzas les blindan en el Ejecutivo. Incluso los sectores críticos internos del partido morado reconocen que "el PSOE no puede llegar hasta el final". Aunque creen que en la situación pandémica todos los esfuerzos deberían dirigirse hacia la gestión de los fondos europeos y la política económica, sin centrarse en batallas "marginales".