El sector soberanista de Podemos empieza a maniobrar para, por lo menos, abrir un debate interno sobre un apoyo al Gobierno de "amplia mayoría" que desean tanto Oriol Junqueras como Gabriel Rufián. Se trata de una operación oculta, impulsada por ámbitos como la fundación Institut Sobiranies en la que participan tanto el excandidato Xavier Domènech (hoy técnicamente fuera del partido), el empresario Jaume Roures y cargos de la CUP. Esa entidad de momento se limita a pedir un acuerdo entre ERC, la CUP y los comunes, pero en el segmento de Podemos creen que se pueden entablar diálogos también con los de Carles Puigdemont. Esta opción puede abrir la vía de un gobierno de "amplia mayoría".

El sector de Ada Colau y Jèssica Albiach no quiere interferencias desde Madrid. Los dirigentes catalanes están muy alejados de Iglesias, a quien culpan de haber arruinado su campaña electoral. Solo la caída de la participación permitió a un partido que ha perdido 140.000 votos mantener los ocho diputados. Pero la victoria ha sido pírrica, y ahora se trata de salvaguardar algo de espacio político e intentar frenar la avanzada del PSC, sobre todo en Barcelona.

Es por ello que sectores de los comunes afirman que la maniobra de los soberanistas no prosperará. "Lo más lógico es un pacto de minoría con ERC, con el apoyo del PSC. Pero la CUP solo quiere pactar con Junts, y los Comunes no pueden hacerlo porque la mitad del partido se iría dando un portazo", comentan. Aun así, varias fuentes reconocen que los intereses de Iglesias y de Colau en este momento no coinciden, y reconocen que ERC aumentará la presión para que los morados entren en la ecuación del nuevo gobierno de la Generalitat.

Un apoyo "imprescindible"

El propio Rufián lo dejó claro el martes en el Congreso. "Me gustaría que En Comú Podem estuviera en el Govern, me parece casi imprescindible", dijo el portavoz para defender el diseño de una “mayoría transversal”. Según miembros de los comunes contrarios a cualquier tipo de entendimiento con Junts ("son trumpistas", atacan), ERC desea romper con Puigdemont, pero no lo hará por falta de valentía. "Les da pánico tener que elegir", resumen. Junqueras también instó a los Comunes y a Junts a "dejar de pelearse" y apoyar a Pere Aragonés.

El sector soberanista de Podemos prefiere un tripartito con ERC y la CUP. De lograrse este encaje, creen que pueden alcanzar la abstención de Junts per Cat. Sin embargo, saben que es muy difícil para ERC descolgarse de una mayoría independentista. Para los Comunes se abre así la duda de si entrar en el Ejecutivo catalán con quien sea o mantenerse firme en el rechazo a "la derecha" de Junts.

Jaume Roures, presidente de Mediapro

Domènech, Ubasart, Anna Gabriel y Roures

La fundación Institut Sobiranies se creó exactamente para buscar enlaces entre el espacio de Podemos y la CUP. Era la idea del tripartito asimétrico en la Moncloa, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat. Y la patrocinó personalmente Roures, quien hace cuatro años mantuvo la celebre reunión con Iglesias en la que se esbozó el proyecto político del pacto entre izquierdas nacionales y separatistas.

Entre los promotores de aquel proyecto están el exportavoz y candidato de Podemos en Cataluña, Xavier Domènech, la política Gemma Ubasart, y los miembros de la CUP David Fernàndez y Anna Gabriel. Aunque el administrador único de Mediapro y propietario de un 12% de Imagina Media es, según fuentes de Podemos, quien realmente pilota la iniciativa. El diputado Jaume Asens, vicario de Iglesias en Cataluña, es considerado afín al colectivo.

En cuanto a Iglesias, el secretario general de Podemos debe actuar con atención. Sabe que la cúpula de los Comunes no quiere intervenciones externas. Pero en Podemos todos dan por supuesto que el líder morado ya mueve ficha. Para él es esencial que ERC no rompa los puentes con el Gobierno de Sánchez. Sin los 13 diputados de ERC, la coalición perdería todas las votaciones en el Congreso y Sánchez podría aprovechar la debilidad del PP para convocar un adelanto electoral en 2022.

Iglesias cuenta con la cercanía de Rufián. El portavoz de ERC forma parte del grupo de dirigentes de su partido que quiere apoyar a Sánchez. Pero en los Comunes creen que, más allá de Rufián, Iglesias puede estar tanteando a Puigdemont. El contacto directo existe, aunque de momento nadie muestra sus cartas. Aunque para saber cuáles serán sus movimientos será suficiente mirar al sector soberanista de los Comunes. De momento apuestan por un pacto con la CUP, pero si los de Puigdemont quieren estar en la ecuación, los soberanistas difícilmente se echarán atrás.