Los principales apoyos del Gobierno de coalición se mantienen prudentes sobre el caso Plus Ultra y no se han sumado a la petición formulada por PP y Vox para que el Congreso investigue el rescate de la aerolínea 'venezolana'. No obstante, de puertas adentro, instan al Ejecutivo a aclarar cuanto antes los criterios elegidos para otorgar 53 millones a la aerolínea en una coyuntura política y económica en la que están en juego los fondos de la Unión Europea para la reactivación de la economía tras la covid-19.

Este es el caso del PNV que, según fuentes consultadas por Vozpópuli, asegura que mantendrán la línea que expresó su portavoz de asuntos económicos Idoia Sagastizabal en las mociones de los últimos plenos. Es decir, instarán al Gobierno de Pedro Sánchez a que "no demore mucho más las tramitaciones" del proyecto de Ley sobre los fondos comunitarios para, así, evitar "este tipo de mociones".

El hecho que sean principalmente PP, Vox y Ciudadanos quienes han tomado la iniciativa en este asunto ha obrado como un factor distorsionador en un momento de máxima polarización política. Los principales socios de Sánchez cierran filas con el Ejecutivo de coalición, pero le piden "responsabilidad", además de expresar sus dudas sobre el rescate. "No deben dar ni la más mínima oportunidad para cuestionar la concesión de estas ayudas u otras cuestiones", decía la portavoz de los jeltzales interpelando al Gobierno en sede parlamentaria.

No era la única. Ferran Bel, en nombre del Grupo Plural, donde están integrados JxCat, PDeCAT, Más País, Compromís, Coalición Canaria, Nueva Canarias, Partido Regionalista Cántabro y el BNG, también expresaba su disgusto por este rescate a Plus Ultra: "Miren, si a mí me preguntan: ¿a usted le gusta la ayuda de 53 millones a Plus Ultra Líneas Aéreas, Sociedad Anónima? No. ¿Usted entiende esta ayuda? No. ¿Usted comparte esta ayuda? No. Pero yo estoy aquí para hacer política y, por tanto mis motivaciones y mis actuaciones deben ser políticas, no deben ser judiciales", afirmaba, finalmente, para desmarcarse de la moción de Vox y PP.

La formación naranja, por su parte, ha elevado el caso a la Unión Europea con la petición a la Comisión de que lo investigue después de que la ministra de Economía, Nadia Calviño, tratara de justificar el rescate a la compañía vinculada al chavismo alegando que se trataba de una ayuda "estratégica".

Un argumento que tampoco convence a estos partidos, preocupados por no arrojar una sombra de duda en una gestión de los fondos europeos en la que también quieren participar desde sus respectivas autonomías. En este sentido, el PNV pedía tramitar el proyecto de ley para que "los distintos grupos podamos mejorar y completar" la legislación.

El PDeCAT, por su parte, explica también a instancias de este medio que no comparten con Calviño que Plus Ultra sea una empresa estratégica: "No creemos que sea una compañía viable ni que se le tenga que ayudar con recursos públicos. Es totalmente exagerado ayudarles con 53 millones y por eso exigimos explicaciones".

Decreto estrella de Sánchez

El Gobierno logró sacar el real decreto ley 36/2020 sobre los fondos europeos gracias a la abstención de Vox. Posteriormente, cuando el Consejo de Estado emitió un informe en el que advertía de la falta de controles en la tramitación de los mismos, los de Santiago Abascal afirmaron que, de haberlo sabido, no hubieran apoyado al Ejecutivo.

El informe del Consejo de Estado subrayaba "la necesidad de implementar todas las medidas precisas para garantizar una adecuada y eficiente asignación de los recursos" provenientes de la Unión Europea al ser una "oportunidad histórica" para España. Y provocó fuertes críticas de la oposición al no hacerlo público en el momento de la convalidación en la Cámara baja.

La nueva etapa que se abre, con el desarrollo de esta legislación en las Cortes, puede servir para orillar el caso Plus Ultra de los fondos europeos. "No tiene por qué cuestionar el resto de ayudas, a diferencia de lo que dicen otras fuerzas políticas. Que un tema puntual no desvirtúe todo el sistema de ayudas", apostillan desde el PDeCAT.

Por esta razón, piden celeridad a Sánchez y que no surjan más contratiempos como el del informe del Consejo de Estado. No obstante, tampoco descartan tomar cartas en el asunto. Esperan conocer antes los criterios del ministerio sobre su calificación como estratégica y, si lo ven oportuno, sumarse al resto de partidos.