El buen tiempo, con temperaturas que rondan los 16 grados en el litoral, se ha aliado este domingo con los catalanes, deseosos de traspasar las fronteras de sus comarcas para reencontrarse con paisajes vecinos y que han llenado playas y terrazas de toda Cataluña a pesar de la pandemia de coronavirus.

Este es el primer fin de semana sin confinamiento municipal ni comarcal desde Navidad y, aunque no se han registrado grandes aglomeraciones, los catalanes han aprovechado el relajamiento de las medias anticovid y se han echado a la calle a disfrutar del inicio de la primavera.

Aunque las temperaturas han subido respecto a los últimos días, los 16 grados que marcaba el termómetro hoy en gran parte del litoral obligaban a mantener la chaqueta cerca, a pesar de que buena parte de los paseantes han optado por ropa de deporte, ligera, siempre acompañada de la mascarilla.

Las playas de Barcelona y de la comarca del Maresme han registrado gran afluencia de público, con gente disfrutando de la arena, donde conviven los practicantes de volei con las familias con niños haciendo volar cometas, guardando en la mayor parte de los casos las distancias de seguridad.

El paseo marítimo de la capital catalana ha sido uno de los puntos donde se ha registrado mayor afluencia de ciudadanos que, además de pasear, han podido presenciar in situ cómo profesionales sanitarios del cercano Hospital del Mar sacaban a un enfermo a ver el mar y a disfrutar del buen tiempo, en su cama.

Los sanitarios hacen este tipo de salidas con enfermos de la Unidad de Cuidados Intensivos de forma habitual, en el marco de un programa de humanización de las UCI.

En el camino de Ronda que serpentea por la costa de Maresme se han agolpado también numerosos ciclistas, corredores y paseantes que se han intercalado con gente de todas las edades que ha aprovechado la mañana del domingo para practicar taichí y yoga.

Los practicantes de surf y de vela también aprovechan hoy el viento de componente sur moderado que sopla en la costa central para salir al mar a practicar esos deportes.

Buena parte de los paseos dominicales han acabado en las terrazas de los bares, muy llenas durante toda la mañana, tanto en Barcelona como en la costa.

Prueba de la movilidad que ha habido hoy en Barcelona y en su área metropolitana son los datos de tráfico: hasta las 13.00 horas, se han contabilizado un total de 187.000 vehículos circulando por la primera corona metropolitana, un 62 % más que el pasado domingo, aunque un 26,3 % menos que el tráfico que se registraba antes de la irrupción de la pandemia