Con el objetivo de dar voz a allegados y familiares de enfermos y fallecidos por el coronavirus, este pasado jueves se constituyó la Plataforma de Apoyo a las Víctimas de la Covid-19 en España.

Con su puesta en marcha pretenden que cuando acabe la crisis sanitaria se diriman responsabilidades por los errores cometidos en la gestión de la misma. "Nuestro propósito es coordinarnos con organizaciones tanto de España como de Europa, hacer llegar nuestras actuaciones al Defensor del Pueblo, así como a otras instituciones españolas; y también estudiar acciones legales en la medida en la que los expertos las consideren viables", explican desde la plataforma a preguntas de Vozpópuli.

Detrás de esta iniciativa se encuentra la Fundación para el Avance de la Libertad (Fundalib), una organización internacional con sede en Madrid. Su presidenta, Roxana Nicula, considera que el Gobierno ha cometido numerosos errores: el primero, en su opinión, fue la tardía reacción, "más de dos meses"; el segundo, "no haber tomado medidas para conocer el número real de contagiados en cada momento"; el tercero, "no haber querido ver la realidad de lo que es una epidemia"; y, por último, "haber querido centralizar el suministro de material como mascarillas y test".

Alguien tiene que responder por ello, no podemos quedarnos de brazos cruzados"

"No son números, son vidas truncadas. Alguien tiene que responder por ello, no podemos quedarnos de brazos cruzados", afirma Nicula sobre las cifras de contagiados y fallecidos que la pandemia está dejando en España. En su opinión, los que sí han respondido a la crisis del coronavirus han sido "los ciudadanos de a pie" y pone como ejemplo a sanitarios y trabajadores de supermercados, entre otros. 

Aunque la plataforma solo tiene unos días de vida, ya han recibido varios mensajes de personas afectadas por la Covid-19. Desde la misma hacen un llamamiento a "ciudadanos, asociaciones, profesionales sanitarios,
empresas y despachos de abogados" para que se unan. "Cuando pase la crisis sanitaria, estamos convencidos de que si finalmente se asumen responsabilidades, será también por la acción de la sociedad civil".

La Fundación para el Avance de la Libertad, impulsora de la plataforma, es una institución privada formada por profesionales, empresarios y académicos que abogan por la libertad personal y económica. Pertenece a la Red Atlas, una organización mundial con sede en Estados Unidos formada por más de 500 think tanks y en presente en casi 100 países.