Caso Nóos

Iñaki Urdangarin, de las olimpiadas a la cárcel

La Audiencia de Palma ha dado cinco días al cuñado del Rey para ingrese en prisión

La Audiencia de Palma da cinco días a Urdangarin para ingresar en prisión.
La Audiencia de Palma da cinco días a Urdangarin para ingresar en prisión. EFE

De jugador de balonmano a esposo de la Infanta Cristina y a imputado por corrupción en el Caso Nóos. Iñaki Urdangarin destaca entre titulares desde la década de los 80, cuando empezó a competir con la selección del F.C. Barcelona y jugó con la selección olímpica. En los 90, pasó de la prensa deportiva a la prensa rosa, al contraer matrimonio en 1997 con la hermana del Rey Felipe VI. Y avanzado el nuevo milenio, llegó a la sección de tribunales de los diarios. Este miércoles, la Audiencia de Palma ha dado cinco días para que ingrese en prisión.

El número 7 de la selección española de balonmano, de ascendencia vasco-belga y oriundo de Zumárraga, era conocido en las revistas como un hombre sociable, amistoso y con gran autoestima. Además de deportista -al balonmano se suman sus aficiones al tenis, el golf y el running-, Urdangarin se esforzó por forjar su perfil más empresarial. Es licenciado en Administración de Empresas por el ESADE y diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Barcelona.

Asociación con Torres

Tras seis años en la Familia Real, Urdangarin se asoció con Diego Torres, antiguo profesor de ESADE para llevar la dirección de la entonces Asociación Instituto de Investigación Aplicada, posteriormente conocido como el Instituto Nóos.

Mientras dirigía la entidad, Urdangarin tuvo su cuarto hijo con la infanta Cristina, Irene de Todos los Santos, nacida en junio de 2005; la menor del matrimonio después de Juan Valentín, Pablo Nicolás y Miguel. 

Un año después, en 2006, el esposo de la Infanta abandonó el Instituto Nóos. Pasaba a ser consejero de Telefónica Internacional en Barcelona.En 2009, la compañía le nombró consejero y presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica Latinoamérica y Estados Unidos. Fue entonces cuando Urdangarin y la familia se mudaron a Washington.

El caso Nóos

No fue hasta el año siguiente, 2010, que el juez instructor José Castro abrió una pieza para investigar el Instituto Nóos, lo que llevó a asociar por primera vez el nombre de Urdangarin con un posible caso de corrupción. Y en menos de un año, el exjugador de balonmano se sentó en el banquillo a declarar como imputado. La implicación en el caso lo apartó de la Casa Real y los actos oficiales de la familia, así como de la vida pública en general.

Desde entonces, Urdangarin ha estado a la espera de su sentencia. Y el pasado 17 de febrero 2017, la Audiencia Provincial de Palma hizo pública la resolución del Caso Nóos: seis años y tres meses de prisión. Tras la decisión, el cuñado del Rey presentó un recurso ante el Tribunal Supremo, que finalmente decidió no aplicar medidas cautelares. 

Este martes, el Alto Tribunal confirmó una rebaja de cinco meses para la condena del esposo de la Infanta Cristina. Tras ocho años de investigación, Urdangarin recibió una condena firme: cinco años y diez meses de prisión por los delitos de malversación, prevaricación, fraude, dos delitos fiscales y tráfico de influencias. Este miércoles, la Audiencia de Palma ha dado cinco días para que ingrese en prisión.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba