Los enfrentamientos y agresiones durante las caceroladas se van incrementado cada día. El último altercado se ha producido en el barrio de Moratalaz, en Madrid. Alberto, un taxista de 34 años, y su novia Mamen, peluquera, salían por primera vez a la calle con la bandera de España para sumarse a la cacerolada en protesta contra el Gobierno de Pedro Sánchez por su gestión en la crisis el coronavirus. La pareja lleva dos meses sin trabajar y sin cobrar ninguna prestación.

Los dos acabaron la noche en urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid después de que él tuviera que ser atendido por policontusiones por una ambulancia del Samur tras la agresión que sufrió por parte de un grupo de jóvenes de la extrema izquierda o antifascistas. Incluso, como se puede ver en las imágenes, y han denunciado usuarios de las redes, podría haber sido apuñalado dado que mostraba cortes en las manos. La Policía se trasladó hasta el lugar y está investigando los hechos.

La concetración se estaba produciendo en la avenida de Moratalaz, como cada día, hasta que apareció un grupo de personas de la izquierda radical. El enfrentamiento comenzó con dos jóvenes de este grupo que comenzaron a insultar a Mamen y a tratar de agredirla. "La llamaron puta facha y la amenazaron. Van de que son feministas. ¿Qué feminismo es ese? ¿porque le gusta la banera de su país? [la agreden]", ha relatado en 'Okdiario'.

Por su parte, Mamen cuenta que "dos perroflautas, porque no son otra cosa" la increparon e insultaron al llevar la bandera de España, como les sucedió a otras personas, y después, trataron de agredirla. "Me han sacado el dedo y me han llamado puta y fascista. Cuando yo les he respondido han venido a pegarme". Fue entonces cuando su novio salió en su defensa. "Me han intentado pegar entre 7 o más personas. Los cobardes, aun viendo que no estaba interesado en tener trifucla, seguían siguiéndome y señalaba: "Me he partido la mano, me han hecho una fisura, tengo varios cortes". 

https://twitter.com/FuerzasDelOrden/status/1263212056087605249?ref_src=twsrc%5Etfw

Esta agresión se suma a la del martes en Alcorcón, en la que un grupo de jóvenes de la izquierda radical golpeó también a otro ciudadano que protestaba en la calle. En la concentración, se escucharon gritos de "muerte al Rey y a sus hijas".