El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viaja este jueves a Trípoli para trasladar el respaldo de España al proceso de transición en Libia después de la guerra civil que desde 2014 ha provocado unas 10.000 víctimas mortales.

Ese apoyo a la estabilidad se escenificará en el acto que presidirá Sánchez para la reapertura de la embajada de España en Libia después de que, debido a la situación, en los últimos años tuviera que desplazarse a Túnez.

El jefe del Ejecutivo, junto a la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, se reunirá con el presidente del Consejo Presidencial, Mohamed al Menfi, y con el primer ministro del Gobierno de Unidad Nacional, Abdelhamid Dbeibah.

Junto a Dbeibah participará también en un encuentro con un grupo de empresarios que acompañarán al jefe del Gobierno desde Madrid para analizar la cooperación y el papel que pueden desempeñar en la reconstrucción y desarrollo de Libia.

En concreto, viajarán representantes de Repsol, Indra, Navantia, Aertec, Triarena, Idom, Instituto IMO y HM Hospitales.

Está previsto que con motivo de la visita se firmen varios memorandos de entendimiento.

El tercer presidente en visitar Libia

Sánchez es el tercer presidente del Gobierno español que visita Libia después de que José María Aznar lo hiciera en 2003 y José Luis Rodríguez Zapatero en dos ocasiones en 2010, aunque la segunda con motivo de una cumbre UE-África.

Por tanto, será el primero que se desplace a Libia en la etapa posterior al coronel Muamar el Gadafi, y también será de los primeros líderes europeos en visitar el país después de que el pasado 17 de mayo la delegación de la UE reabriera sus puertas en Trípoli.

Sánchez considera trascendental el momento que vive Libia y cree imprescindible el apoyo de la comunidad internacional para consolidar la paz y completar el proceso de unificación.

Defiende asimismo unas elecciones libres e imparciales (está previsto que se celebren en diciembre) y subraya que son los libios quienes han de decidir su futuro sin injerencias extranjeras.

Sánchez apela a la vocación mediterránea española para asegurar que defenderá más respaldo de la UE a Libia.

Ante la nueva etapa, afirma que España tiene mucho que aportar, tanto su experiencia en la transición a la democracia como la capacidad de empresas en sectores claves para la transformación y diversificación económica del país.

Más respaldo de la UE

Sánchez apela a la vocación mediterránea española para asegurar que defenderá más respaldo de la UE a Libia colaborando en el ámbito de la seguridad, la migración, el progreso económico y social y la agenda de sostenibilidad.