El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha justificado que su breve encuentro con el mandatario estadounidense, Joe Biden, en la reunión de la OTAN de este lunes "ha dado para mucho" y ha aclarado que no lo ha cronometrado. Sánchez ha asegurado durante la rueda de prensa posterior a la reunión de líderes que ha hablado con Biden sobre los lazos militares de Estados Unidos y España y ha asegurado que se van a actualizar los acuerdos de Defensa, sobre América Latina y de la agenda progresista que ha proyectado el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Como ya hiciera la semana pasada, Sánchez ha aprovechado para ensalzar la "agenda progresista" iniciada por Biden y ha asegurado que tras esta "primera toma de contacto" han acordado "continuar colaborando, trabajando y seguir en contacto".

Sánchez también se ha referido a las declaraciones de este domingo de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sobre la posible complicidad de Felipe VI con los indultos si los firma. "Cuando lo escuché ayer me vino la palabra extrañeza a la mente". El jefe del Ejecutivo ha reiterado que le pareció "extraña" la declaración tanto en la forma como el fondo" y cree que al igual que le pasó a él, "le habrá pasado al 99,9% de los españoles".

El presidente del Gobierno no ha precisado cuándo puede producirse la aprobación de los indultos por parte del Consejo de Ministros, al ser preguntado por las afirmaciones de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, de que los indultos para los líderes independentistas encarcelados por el 1-O "están cerca".

El contacto se ha producido tras la fotografía de familia de los líderes aliados, instante en el que Sánchez se ha acercado a saludar a Biden como han podido captar las cámaras. En ese momento, todos los líderes se dirigían a la sala donde se produce a esta hora la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN. Sánchez tiene previstos al menos cuatro encuentros informales aprovechando su asistencia este lunes a la cumbre de líderes de la OTAN, incluida la primera toma de contacto Biden.

Fuentes de Moncloa han detallado que el encuentro ha sido pactado por sus respectivos equipos: "Entre otras cosas, se había acordado que su saludo fuera captado por las cámaras como prueba de la excelente relación que existe entre ambos países", explican. "Sobre los temas que hayan apuntado en esta conversación y más novedades para España en la Cumbre, debemos esperar a que el presidente Sánchez y el resto de líderes concluyan la reunión a puerta cerrada del Consejo Atlántico".

Primer contacto

Éste ha sido el primer contacto entre ambos, ya que Sánchez aún no ha hablado por teléfono con Biden, que llegó a la Casa Blanca el pasado 20 de enero, y ni siquiera hubo un primer contacto después de su victoria frente a Donald Trump en las elecciones del pasado noviembre. Así que el saludo de hoy se ha producido pasados siete meses de los comicios en EEUU.

El encuentro entre ambos dirigentes que se esperaba para hoy no ha aparecido finalmente en agenda alguna y ha quedado reducido a un leve intercambio informal.

El hecho de que no esté programada una reunión en la agenda de Biden sugiere que el encuentro se parecerá mucho al que José Luis Rodríguez Zapatero y Barack Obama protagonizaron también en una cumbre de la OTAN en 2009, en aquella ocasión en un castillo de Praga.

Aquel encuentro informal fue de pie en un pasillo de la sede en la que se celebró el cónclave aliado, aunque la diplomacia española colocó detrás unas banderas de ambos países para darle más solemnidad al apretón de manos y las breves palabras que ambos tuvieron delante de los periodistas.

Desde Moncloa se aseguró que el encuentro de Sánchez con Biden se produciría "en el contexto de la cumbre", aunque sin horario fijado. El Ejecutivo destacaba la relevancia del encuentro porque el interés para que los dos presidentes puedan conocerse es "recíproco".

El Gobierno de Pedro Sánchez se ha apuntado un tanto diplomático de peso con la nueva administración norteamericana de Joe Biden. Una petición expresa que la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, cursó a La Moncloa a través de la embajada española en Washington ha facilitado el encuentro que Sánchez y Biden mantendrán el lunes en la cumbre de la OTAN.