España

Sánchez reconoce que la situación es "grave", pero no aplica nuevas medidas

El presidente del Gobierno sitúa a España en la zona de máximo riesgo por contagios de coronavirus pero vuelve a delegar en las Comunidades Autónomas las acciones contra la pandemia

Pedro Sánchez, en Moncloa.
Pedro Sánchez, en Moncloa. EFE

"La situación es grave". Con gesto circunspecto, lenguaje pseudobélico y puesta en escena solemne ha comparecido este viernes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una declaración institucional sobre la "preocupante" situación que atraviesa España por el coronavirus. Una alocución en la que el presidente del Gobierno no ha presentado medida concreta alguna -se esperaba un pronunciamiento respecto a un nuevo estado de alarma-, y se ha limitado a llamar a la "unidad" y ofrecer la mayor coordinación posible a las comunidades autónomas. 

Los gobiernos regionales son, ha recordado Sánchez, los competentes en la lucha contra el coronavirus. Sánchez no ha ido a más en unos días en las que Madrid, Cataluña, Andalucía, Navarra o País Vasco presentan registros de récord y en los que distintos partidos políticos le piden que tome el control de la situación. Las administraciones autonómicas que han adoptado medidas de restricción de la movilidad o de la actividad económica han encontrado el apoyo del presidente, incluso si solicitaran el estado de alarma.

"Hemos llegado a duplicar la firma de contagios respecto a los peores días de la primera ola", ha explicado Sánchez, que ha incidido en que España ha multiplicado su capacidad para realizar test. Es ésta una de las principales diferencias, ha dicho, respecto a la primera ola de la primavera. "Ahora se detecta en torno al 70% mientras que en primavera se diagnosticaba el 10% del total de contagios". Ha afirmado además que a pesar de que las cifras oficiales de contagiados en España se eleva a un millón, el dato real de infectados en nuestro país es de más de tres millones de personas

Vuelve la "moral de victoria"

"Entre todos debemos actuar con la máxima disciplina social y unidad. El objetivo es doblegar la segunda curva", ha insistido Sánchez, que ha recuperado parte del lenguaje bélico de sus intervenciones de marzo y abril ("moral de victoria", "resistir para avanzar", "espíritu de equipo"). El objetivo colectivo, ha desatado, es bajar la incidencia de contagios a menos de 25 casos por cada 100.000 habitantes, muy por encima de la cifra que arrojan en estos momentos la mayoría de comunidades autónomas, que se mueven en el entorno de los 500 casos. La media de España actualmente está en 348 casos.

Sánchez ha subrayado que el propósito del Gobierno y de las Comunidades Autónomas es "evitar otro confinamiento domiciliario como el que vivimos en primavera", fundamentalmente por las consecuencias económicas que acarrearía. "Estamos listos para tomar todas las medidas que sean necesarias. Nadie quiere más limitaciones de las imprescindibles para luchar contra la pandemia. Debemos adoptar las medidas necesarias para frenar los contagios causando el menor daño a la economía posible y las menores restricciones posibles para la libertad", ha explicado.

Y la única manera de evitar que el virus se propague es limitar la movilidad apelando a la responsabilidad individual: "Es el momento de establecer distancias. Necesitamos hacer un paréntesis. Los familiares y los amigos también pueden contagiarse entre sí. Nos cuesta creer que una persona querida puede hacernos daño, pero es así", ha dicho. 

Las reacciones

Inmediatamente después de la comparecencia de Sánchez, el País Vasco daba el primer paso y solicitaba al presidente de la declaración del estado de alarma tras marcas un nuevo máximo en sus cifras de contagios. El lehendakari ha trasladado al presidente vía telefónica la necesidad del estado de alarma "dada la situación" sanitaria y con el deseo de actuar con la "mayor celeridad posible para intentar preservar la salud de toda la ciudadanía". 

El camino del País Vasco es distinto al de la Comunidad de Madrid, que este viernes 'recuperaba' las restricciones por zonas sanitarias y establecía una suerte de toque de queda para limitar la actividad social y económica desde la media noche hasta las 6.00 horas.

En el Partido Popular, su vicesecretaria de Política Social, Ana Pastor, ha emplazado a Sánchez a tramitar "esta misma semana" el proyecto de ley que el presidente del PP, Pablo Casado, presentó el pasado mes de agosto y que se lleva reclamando desde entonces para que se apruebe y haya un instrumento legal con medidas para salvar vidas.  Además, ha insistido en exigir al Gobierno que se guíe por criterios científicos y técnicos.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba