El Parlamento Europeo ha publicado una guía para "ayudar al personal" que trabaja en la institución "a comunicarse correctamente en las áreas de discapacidad, cuestiones LGBTI+, así como etnia y religión". Se trata de un documento interno titulado Glosario de lenguaje sensible para la comunicación interna y externa y, según fuentes europarlamentarias, no es vinculante.

"La regla de oro que recomendamos a todo el personal es preguntar al interesado qué términos prefiere. Cuando no sea posible, le invitamos a consultar este glosario de lenguaje respetuoso, cuidadosamente elaborado por la Unidad de Igualdad, Inclusión y Diversidad de la Dirección General de Personal, en estrecha colaboración con la Dirección General de Traducción", señala el texto.

El Parlamento recomienda no usar términos como "madre, padre o padres" y sustituirlos por "progenitores"

Este glosario se divide en tres apartados. Uno dedicado a la terminología relacionada con la discapacidad; otro enfocado en la terminología LGTBI+ y un tercero centrado en la etnia y religión. "Habida cuenta de la naturaleza sensible de estos ámbitos, el contenido de las distintas versiones lingüísticas de este glosario varía para adaptarse a las especificidades y los matices de cada lengua", advierte.

Y, a continuación, recoge un gran volumen de términos que deben evitarse para no ofender al otro y que deben ser reemplazados por otros conceptos más "apropiados". El Parlamento Europeo destaca que "es importante reconocer la diversidad en la formación de la familia", por lo que recomienda no usar términos como "madre, padre o padres" y sustituirlos por "progenitores".

Tacha de "inapropiados" palabras como "matrimonio homosexual" y propone hablar de "matrimonio igualitario", que significa "reconocimiento en la legislación nacional también del matrimonio de personas del mismo sexo, que se refleja, por ejemplo, mediante la inclusión en la legislación de referencias neutras a los cónyuges desde el punto de vista del género".

El PE ve "inapropiado" seguir hablando de "derechos de las personas LGBTI+; derechos de las personas gais y derechos de las personas trans" y, en su lugar, recomienda hablar de "trato justo/equitativo y tratar a las personas de forma justa y equitativa".

El Parlamento pide evitar "sexo biológico"

Prioriza conceptos como "otro género/sexo" frente a "sexo opuesto" y "transición de género" frente a "cambio de género". "No se recomienda utilizar 'gay' como término genérico para abarcar también a las lesbianas", sostiene. La guía del Parlamento Europeo destaca que es mejor hablar de "sexo asignado" para referirse al "sexo que se asigna a una persona cuando nace tomando como criterio principal los genitales del bebé" que utilizar el término de "sexo biológico".

Los autores del documento señalan que "identidad de género no debe confundirse con el sexo biológico o la orientación sexual de la persona".

Además, en el apartado sobre etnias el glosario prioriza usar "minoría racial/étnica/religiosa o persona de origen migrante o descendiente de personas que migraron" en lugar de "inmigrante de segunda/tercera generación".

En 2008, el Parlamento Europeo fue una de las primeras instituciones internacionales en adoptar unas orientaciones sobre lenguaje neutral en cuanto al género, un compromiso que ha mantenido a lo largo de la última década con diferentes actualizaciones.