El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha afirmado este miércoles que su gobierno no se va a plantear "ni esta tarde ni en el corto espacio de tiempo" una modificación de la normativa que regula las restricciones por la covid-19 porque "somos coherentes".

"Exigimos sacrificios en la misma medida en que son necesarios, pero en ningún caso por cubrir el expediente o por aparentar políticamente", ha indicado García-Page, durante la firma de tres protocolos de colaboración con el rector de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), Julián Garde, y la alcaldesa de Talavera de la Reina, Agustina García Élez.

Tras avanzar que Castilla-La Mancha ha vuelto a registrar cero fallecidos en las últimas 24 horas, el presidente socialista ha abundado en que su Ejecutivo está aplicando lo mismo que hizo desde el primer día.

Así, ha presumido de que su región ha contratado más rastreadores que nadie y ha gastado más dinero público que nadie en Castilla-La Mancha por la covid, y todas esas medidas -ha subrayado- "se traducen en unos datos que son importantes hoy y que lo van a ser mañana y pasado mañana porque hasta que no haya un tratamiento eficaz sobre la covid vamos a tener que estar en un proceso de vacunación y de inmunización permanente", ha reconocido García-Page.

Proceso de vacunación

"Vamos tres semanas por delante de la media en vacunación", ha aplaudido el presidente regional, quien ha destacado que en Castilla-La Mancha el 75% de las personas mayores de 40 años está inmunizada con pauta completa. "Eso explica muchas cosas", ha dicho.