Educación

Los padres, forzados a comprar filtros para el coronavirus en los colegios por el abandono de las administraciones

Surtir de filtros HEPA a todas las escuelas de España requeriría el 10% de los 2.000 millones de euros extra para educación transferidos por el Gobierno central a las autonomías por la pandemia, lo que minimizaría el riesgo de transmisión en las aulas

Los padres, forzados a comprar filtros para el coronavirus en los colegios por el abandono de las administraciones
Los padres, forzados a comprar filtros para el coronavirus en los colegios por el abandono de las administraciones EP

Winter is coming”. Se acerca el invierno y el mantra de la serie ‘Juego de tronos’ recuerda a la preparación en la que la comunidad educativa está inmersa desde hace semanas para prevenir lo que ya está aquí. Los colegios afrontan la segunda ola con unas medidas de seguridad básicas que se revelan insuficientes ante la cada vez más apabullante evidencia científica sobre la importancia de los aerosoles en la transmisión del coronavirus. Ante los inconvenientes de abrir las ventanas con el frío y sin la posibilidad de reducir a cero el riesgo de contagio, todo suma, y los limpiadores de aire con filtros HEPA se presentan como una solución capaz de minimizar las infecciones: “El Muro”. Pero pese a su demostrada eficacia, son los progenitores de los escolares quienes están haciéndose cargo de su adquisición por la pasividad de las distintas administraciones.

La tecnología de los filtros HEPA permite limpiar micropartículas en suspensión, lo que añadido a otras medidas de seguridad -mascarilla, gel hidroalcohólico, distancia de seguridad y buena ventilación- reduce casi al imposible la posibilidad de contraer el virus. Asociaciones de madres y padres de colegios de toda España han comenzado a adquirirlos por su cuenta, pues ninguna administración -a excepción de algún ayuntamiento- ha optado por sufragarlos. Por el momento, ni el protocolo del Ministerio de Educación ni los de las consejerías del ramo a nivel autonómico contemplan la instalación de estos dispositivos, lo que tampoco inspira confianza a muchos profesores, reticentes a ser ellos quienes los coloquen por la responsabilidad que implica. 

Filtros HEPA: ni caros ni baratos

Los filtros HEPA no son caros; tampoco baratos. Su precio oscila en función de la marca y la propia capacidad de filtración de cada aparato. Los hay por 50 hasta varios miles de euros, aunque el valor real de los mismos es difícilmente cuantificable cuando se trata de salvar vidas. Sin tener en cuenta el considerable consumo energético de estos dispositivos, abastecer de purificadores de aire a todos los centros educativos de España -públicos, privados y de toda índole- apenas supondría el 10% de los 2.000 millones de euros extra para educación que el Gobierno central ha transferido a las comunidades autónomas con el fin de que hagan frente a la pandemia.

Filtros HEPA en el Colegio San Miguel, en Roa, provincia de Burgos.
Filtros HEPA en el Colegio San Miguel, en Roa, provincia de Burgos.

De acuerdo con los datos consultados por Vozpópuli, actualizados a fecha de inicio del curso 2020/21, en este momento hay 19.197 centros públicos y otros 9.427 privados o concertados de educación infantil, primaria, secundaria y bachillerato, a los que se suman otros 1.477 centros públicos y 596 privados de régimen especial -escuelas de música- y 1.447 centros de adultos, de los que 34 son privados. En total, son 386.214 grupos. Dado que no todos cuentan con aula propia, sino que algunas son compartidas, por ejemplo, por alumnos del turno de mañana con los de tarde, la cifra aproximada de clases en toda España ronda las 350.000

Surtir de filtros HEPA a los 350.000 centros educativos de España apenas supondría el 10% de los 2.000 millones de euros extra para educación que el Gobierno central ha transferido a las comunidades autónomas

Con una inversión de alrededor 600 euros en filtros HEPA -uno o dos- para aulas de unos 40 metros cuadrados, el coste de acondicionar la ventilación en esas 350.000 aulas de toda España no superaría rondaría los 200 millones de euros. Es decir, una mínima parte -apenas el 10%- de los 2.000 millones con los que contarán las comunidades autónomas para educación. Incluso, si los filtros fueran adquiridos conjuntamente de forma centralizada, el montante unitario se podría ver reducido gracias a la lógica de las economías a escala, aunque también habría que sumar el gasto en electricidad para que funcionen estos dispositivos, así como su mantenimiento. 

Los sindicatos se suman a la petición de filtros HEPA

Los sindicatos se han alineado con los padres y profesores que desde antes del inicio de curso están demandado la instalación de filtros HEPA en los colegios. “Nosotros no estamos exigiendo los filtros HEPA solamente, sino que se tenga toda la información posible y que se incluyan los filtros HEPA, porque reducen el riesgo de contagio y con la llegada del frío se vuelve totalmente necesario airear bien”, expone el sindicato CSIF, que ha solicitado al Gobierno que haga acopio de estos aparatos, al menos de manera informal, a falta de que el Ministerio de Educación convoque la mesa sectorial en la que no se reúnen los distintos actores sociales implicados desde antes de que estallara la pandemia. 

Los sindicatos están reclamando al Gobierno la instalación de los filtros HEPA en los colegios, aunque desde el Ministerio de Educación aún no hay una respuesta

Las relaciones con Educación, reconocen, son “bastante frías” desde hace meses. Con la interlocución oficial prácticamente rota, los sindicatos acercan posturas para forzar una mesa sectorial sobre la que previsiblemente estarán los recientes hallazgos sobre la transmisión del coronavirus por vía aérea. Por ende, también los filtros HEPA, un muro de contención frente a la covid-19 que se hace más necesario si cabe por las particularidades arquitectónicas de los centros escolares españoles, donde la construcción de los edificios dificulta la correcta ventilación en sus espacios cerrados, pese a la regulación vigente. 

Los filtros HEPA se hacen más necesarios en España, donde muchas escuelas no cumplen con los requisitos arquitectónicos para una correcta ventilación

Muchas de las escuelas españolas fueron construidas en los albores del periodo constitucional, rigiéndose por normativas del tardofranquismo. No fue hasta 1987 cuando comenzó a actualizarse la legislación sobre ventilación en edificios, ampliada en 2007. Desde ese año, todos los colegios españoles que hayan acometido reformas deberían haber contemplado además la renovación o instalaciones de sistemas de depuración del aire, a falta de una ventilación óptima en las aulas. Sin embargo, muchos centros educativos carecen de sistema de ventilación; incluso los construidos en los últimos años. Y con el frío y las lluvias del invierno que se acerca, dar clase con las ventanas abiertas no será una opción en muchos centros.

Pablo Fuente, defensor de los filtros HEPA: "No hemos hecho los deberes"

La pandemia ha evidenciado las profundas carencias de España en diversos aspectos, y en el ámbito de la educación no ha sido diferente. La pasividad de las diferentes administraciones ha forzado a que sea la propia comunidad educativa la que haga suya una idea que desde hace meses comenzó a divulgar el economista e investigador Pablo Fuente, que se ha convertido en un habitual del universo de Iker Jiménez. "No hemos hecho los deberes", lamenta Fuente, pese a que fue en mayo cuando comenzó a difundir las ventajas de los filtros ante los indicios de la transmisión aérea del virus, cada vez más aceptada por potencias de todo el mundo. 

Tenemos un contaminante aéreo y el riesgo de transmisión se multiplica por 20 cuando entras en espacios cerrados donde la gente está hablando sin mascarilla"

"La evidencia científica es abrumadora", asevera Fuente en declaraciones a este diario. "Tenemos un contaminante aéreo y el riesgo de transmisión se multiplica por 20 cuando entras en espacios cerrados donde la gente está hablando sin mascarilla", incide, aunque sin ánimo de que nadie "entre en pánico". Hay soluciones y todo suma. Pablo Fuente lo compara con un coche, que no dispone de una, sino de diversas medidas de seguridad. Por ello, es un firme defensor del uso de filtros HEPA como un complemento al resto de elementos que protegen del virus, igual de necesario que los que ya están siendo empleados en las escuelas. "¿España va a quedar una vez más evidencia?", se pregunta Fuente, que  aún espera la respuesta correcta de las administraciones.

El investigador Pablo Fuente lleva meses reclamando filtros HEPA para los colegios en los programas de Iker Jiménez.
El investigador Pablo Fuente lleva meses reclamando filtros HEPA para los colegios en los programas de Iker Jiménez. Cuarto Milenio - Informe Covid

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba