El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha vaticinado este lunes que su formación tendrá una "influencia clave" en la estabilidad política de Cataluña una vez que se celebren elecciones, para las que su partido no ha querido secundar el aplazamiento sino esperar a que la Justicia decida.

En un encuentro ante el Circle d'Economia, ha lamentado que el PP fuese vetado de la política catalana con los pactos del Tinell y ha advertido de que de los "silencios y complicidades" de los partidos que promovieron aquel boicot vienen parte de los errores de la actualidad.

"El PP quiere ser parte indispensable de una solución. Pasar de la política de bloques", ha enfatizado en su reunión con empresarios catalanes. El líder del principal partido de la oposición ha defendido "hacer cosas diferentes" en Cataluña, para la que ha asegurado que el PP tiene un "proyecto de largo recorrido" gracias a una política "de luces largas".

"Aspiramos a tener una mucha mayor representación -de los 4 diputados actuales- y una influencia clave para la estabilidad política, la convivencia social y el progreso económico. Pero aquí por las reverberaciones del pacto del Tindell se nos ha intentado excluir", ha constatado Casado.

Sobre el aplazamiento de los comicios del 14-F, el presidente de los 'populares' ha recordado que al PP no se le consultó desde el Govern y ha insistido en que se trata de otro capítulo en un "sucesivo juego de fechas electorales" en beneficio de los partidos que gobiernan en la Generalitat, en referencia a JxCAT y ERC.

"Estaremos a lo que diga la Justicia y siempre hemos pedido datos sobre el derecho a votar y derecho a la salud. No se nos dio el número de votantes que previsiblemente no podrían ejercer su derecho al voto por estar confinados o en cuarentena. Confío en que la incertidumbre política se despeje cuanto antes", ha reclamado.

El "escorpión" del populismo

Casado ha insistido a continuación en que los 'populares' "no son un partido de extremos", sino una formación "europeísta, autonomista, moderado, central, pero no geográficamente sino para albergar más votantes".

En su opinión, en España, los votos "se han polarizado demasiado, se han ido del centro". Tras ello, ha echado mano de los violentos altercados ocurridos recientemente en el Capitolio de EEUU por parte de seguidores de Donald Trump.

"Lo ocurrido en el Capitolio de EEUU nos enseña q tomar conciencia de cuál es el lado correcto de la Historia. Con el populismo no se puede pactar y mucho menos, ser compañero de viaje porque al cruzar el río, ese escorpión siempre acaba clavando el aguijón", ha indicado en una sutil referencia a Vox. En todo caso, "el virus del populismo afecta tanto a izquierda como derecha. Pero tenemos una vacuna, la acción política decidida en torno a grandes principios", ha concluido Casado.