El segundo puesto de ERC en las elecciones catalanas ha disparado la euforia en sus socios de Bildu. El coordinador general de la coalición abertzale, Arnaldo Otegi, presume estos días del resultado que a su juicio acerca la opción de conseguir la "república vasca", se jacta de que el PNV se haya quedado sin aliados en Cataluña y, mirándose en el espejo de los republicanos catalanes, asegura que en el País Vasco "el independentismo va a crecer por la izquierda".

Los partidos vascos afrontaban con diferentes expectativas los comicios catalanes. Los bildutarras se involucraron en la campaña para impulsar las opciones de ERC porque aspiran a otro procés. Y los peneuvistas irrumpieron con una defensa a ultranza del PDCAT, heredero de la parte más moderada de la antigua Convergencia, porque huyen de la vía rupturista. Como ya contó Vozpópuli, PNV y Bildu sólo coincidían en su deseo de que Junts per Catalunya no ganase esta contienda electoral.

Está claro, por tanto, que el resultado de las catalanas refuerza a Arnaldo Otegi y a Bildu y deja al PNV sin socio en el Parlament, ya que ERC tiene todas las papeletas para ocupar la presidencia de la Generalitat mientras el PDCAT se quedó sin representación. En ese contexto se enmarca el discurso que está exhibiendo Otegi en diferentes apariciones públicas.

La mesa de diálogo

Tanto en una entrevista radiofónica de este martes como en una comparecencia de este lunes Otegi insistía en sus tesis. En su opinión, lo sucedido en Cataluña va a repetirse en el País Vasco, porque "el independentismo va a crecer por la izquierda". A este deseo se suma su visión de que la mesa de diálogo entre la Generalitat y el Gobierno de PSOE y Podemos va a servir para allanar el camino a la audotederminación en ambas comunidades autónomas.

Otegi se mira en el espejo de ERC pero sabe que existen diferencias de calado con su propia formación. Porque este martes afirmaba que "he tratado de explicar en Cataluña que en Bildu está Esquerra, la CUP, una parte de Podemos y una parte del PNV, porque somos un frente amplio con distintas familias". A su juicio, dicho bloque debe tener "vocación de ser alternativa de gobierno" pero sin olvidar que "tenemos vocación de estado, porque queremos construir la república vasca".

En Bildu creen, y así lo verbaliza su portavoz Otegi, que el resultado de las catalanas refuerza esa vía rupturista que alumbre las repúblicas vasca y catalana porque "el régimen del 78 tenía dos fuertes socios que eran el PNV y Convergencia i Unió, pero ahora el PNV no tiene socios en Cataluña". La alianza con ERC es estratégica porque, como repiten una y otra vez, consideran que se trata de "dos pobles, una mateixa lluita!" (dos pueblos y una misma lucha).

El PNV y "el derecho a decidir"

Entretanto, en el PNV asimilan con disgusto que el PDCAT no haya logrado representación, pero la verdad es que el resultado tampoco les ha sorprendido. Sabían que en este caso su apuesta era por caballo perdedor. Nada más conocerse los resultados del domingo, el propio presidente jeltzale, Andoni Ortuzar, decía que "la sociedad catalana, así lo ha expresado hoy con su voto, quiere decidir su futuro en libertad. Y para eso se necesita diálogo y solo diálogo"

Para los peneuvistas lo que ahora toca es "sentarse en una mesa y alumbrar una solución democrática para el reconocimiento nacional de Catalunya, como en el caso de Euskadi", camino en el que "siempre encontrarán" al PNV. La aspiración de fondo es la misma, pero cambia la vía elegida. Porque lo de "diálogo y sólo diálogo" es la forma que usan Ortuzar, Íñigo Urkullu y los suyos para alejarse de los planteamientos rupturistas que tantos problemas les dieron en el pasado.