Complejas operaciones financieras para sustraer dinero de las arcas públicas saltándose las normas más elementales de contratación. En el centro de la trama, una empresa: Efial Consultores S.L quien obtuvo cientos de adjudicaciones de distintas Administraciones públicas repartidas por toda España eludiendo los controles municipales. Dirigiendo la presunta organización criminal tres hombres: el presidente de Efial, Antonio Martos y el propietario de la mercantil Control de Gestión de Ingresos, Ramón Solé como máximos responsables, y el abogado Xavier Xifrá como pieza clave del entramado.

Según informan fuentes de la investigación a Vozpópuli, estas tres personas, que fueron detenidas este martes en el marco de la operación Térmyca junto a otros ocho investigados más, son los presuntos cabecillas de la red de corrupción que fue desmantelada por los agentes de la Guardia Civil bajo las órdenes del titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de El Vendrell, el juez Josep Bosch Mitjavila, y la Fiscalía Anticorrupción.

La macrooperación -que continúa abierta ya que trece de los registros continuaban practicándose la pasada madrugada mientras una decena de ellos todavía no se habían iniciado- se centró en arrestar a los principales implicados en la causa y en recabar miles de documentos de expedientes de contratación adjudicados por una veintena de consistorios a Efial, que serán ahora analizados por los investigadores para determinar si se cometieron delitos contra la Administración Pública.

Antonio Martos está considerado el "ideólogo" de la trama de corrupción ya que era la persona que ofrecía a los ayuntamientos externalizar determinados servicios

La consultora Efial fue creada en 2007 por Antonio Martos, quien trabajó en los años previos como director de Control de Gestión a los Servicios Centrales de Ayuntamiento de Barcelona. Su papel dentro de la presunta trama habría sido clave ya que era la persona que ofrecía a los ayuntamientos externalizar determinados servicios para lograr así adjudicaciones al margen de la supervisión de los secretarios e interventores municipales. Está considerado según las fuentes consultadas como el "ideólogo" de la organización.

Se da la circunstancia de que Toni Martos -así lo llaman sus allegados- es ya un viejo conocido para la Fiscalía Anticorrupción. El empresario fue llamado a declarar como imputado en el caso La Cala Gestió ya que era el gerente de la citada empresa municipal de la localidad de l'Ametlla de Mar (Tarragona) donde se denunciaron presuntas irregularidades en la adjudicación de dos contratos con Efial por importes de 465.000 euros y 396.965 euros.

Posteriormente, la citada consultora fue adquirida por la compañía CGI, propiedad de otro de los arrestados, Ramón Solé. Si bien Efial llegó a trabajar con más de 70 ayuntamientos repartidos por Cataluña cuando fue absorbida por CGI la estrategia de negocio fue más ambiciosa y, prueba de ello, es que sus trabajos se expandieron por toda España. Las diligencias, que se encuentran bajo secreto de sumario, reflejan que el 'modus operandi' que Efial llevó a cabo en el Ayuntamiento de Torredambarra se repetía en decenas de consistorios repartidos a lo largo y ancho de la geografía española.

Una "estructura paralela" en los Ayuntamientos

Asimismo, en la cúspide de la presunta organización criminal se encuentra el abogado Xavier Xifrá, vinculado a Efial, quien fue imputado por delitos prevaricación, tráfico de influencias y malversación de caudales públicos por realizar informes para el ex alcalde convergente de Torredembarra, Daniel Masagué. Las fuentes del caso consultadas por este periódico explican que aunque tenía "altas responsabilidades" dentro de a trama estaba en un nivel inmediatamente inferior a Solé y Martos.

Tanto cuando la organización criminal actuó bajo el nombre de Efial Consultoría como cuando lo hizo como CGI, los investigados construyeron una estructura paralela en los Ayuntamientos para evitar en su actuación la labor supervisora del Secretario e Interventor municipales. Además, a lo largo de la investigación se detectó la creación de la figura instrumental y ficticia de sociedades públicas (Entidades Públicas Empresariales Locales -EPEL) carentes de actividad específica, que servían para desviar fondos públicos municipales de Ayuntamientos a la citada entidad pública y de ésta a la sociedad mercantil privada Efial. Se da la circunstancia que los principales implicados en esta trama de corrupción controlaban tanto  las EPEL -donde iban destinados el dinero de los consistorios- como a la empresa consultora. La gran ventaja que suponía que las adjudicaciones se hicieran a través de estas "sociedades municipales" es que se saltaban todos los organismos de control municipales, según explican fuentes del caso a este periódico.

La gran ventaja que suponía que las adjudicaciones se hicieran a través de las "sociedades municipales" EPEL es que los dirigentes de Efial se saltaban así todos los organismos de control municipales

En la operación Térmyca desarrollada este martes se practicaron 48 entradas y registros (4 de ellas en Andorra): 14 en domicilios, 7 en despachos profesionales, 12 en sociedades mercantiles, 7 en entidades públicas y 8 en los Ayuntamientos de Tortosa, Ascó, Vandellós y l’Ametlla de Mar (Tarragona), de Torrejón de Ardoz, Miraflores de la Sierra, Chinchón (Madrid) y de Trillo (Guadalajara). Además, se han cursado 16 requerimientos a consistorios y organismos públicos.

Los investigadores no saben hasta cuánto ascendería el fraude cometido a través de los amaños en adjudicaciones públicas promovidos por la consultora Efial pero, por ejemplo, sólo en el consistorio tarraconense de Ascó se adjudicaron contratos por valor de 40 millones en un plazo de cuatro años.

Las pesquisas abarcan los delitos de organización criminal, blanqueo de capitales, malversación de caudales públicos, prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, alteración de precios de concursos y subastas públicas, fraude a las Administraciones e infidelidad en la custodia de documentos.

Junto con Martos, Xifrá y Solé, este martes fueron arrestados por la Guardia Civil el  Josep Manel Bassols, ex alcalde de la localidad de Anglès y ex jefe de campaña de Carles Puigdemont que fue detenido anteriormente en el caso del 3 por ciento; Andreu Martí, ex alcalde de Atmella; Jaume Beltrán, Blas Acosta, Oriol Mestre, Manuel Delgado Alemán, Carles Bock y la interventora municipal Lucía Mora.  Está previsto que pasen a disposición judicial el próximo jueves.