OCU destacó este viernes hasta cuatro gazpachos de marca de supermercado entre los mejores que se comercializan en España, por su buen perfil nutricional y degustación.

Así lo concluyó tras el análisis de 41 productos refrigerados que ha examinado y cuya clasificación lidera el Gazpacho Raf de Santa Teresa, en envase PET de 750 mililitros, con un precio de 5,05 euros/litro y la valoración más alta en degustación según un panel de expertos catadores. OCU resaltó su sabor a tomate “maduro y muy equilibrado” en las verduras, apreciando el gusto a aceite, además de su “bonito color y buen olor”.

No obstante, subrayó que no es necesario “gastar tanto para consumir un gazpacho de calidad”, puesto que, según su estudio, hay productos de marca de supermercado por menos de 1,50 euros el litro con “muy buen perfil nutricional, sin aditivos y que también comparten una alta valoración en degustación”.
Así, otros cuatro productos obtienen muy buenas valoraciones y se venden a precios “mucho más asequibles”, según OCU, ya que se encuentran entre 1,19 y 1,45 euros/litro y los cuatro son de marca de distribuidor y se venden en envases de brik de un litro. Encabeza la lista de sus recomendaciones el Gazpacho Tradicional Chef Select de Lidl (1,19 euros/litro), con la mejor relación calidad precio entre los analizados, seguido del Gazpacho Suave de La cocina de Aldi, Gazpacho Alipende de Ahorramás y Gazpacho Suave Al punto de Dia.

La diferencia de precios por litro entre el gazpacho más barato y el más caro del estudio supone más de cuatro euros, siendo el precio medio de 2,45 euros/litro y los gazpachos de marca de distribuidor tienen un precio medio de 1,90 euros/litro, lo que significa que son un 45% más baratos que los de marca comercial.

OCU no ha detectado problemas de procesado e higiene en ninguno de los gazpachos estudiados e hizo hincapié en que el hecho de someter o no a un producto a un tratamiento térmico, como la pasteurización, “no implica diferencias en la calidad final”.

Gazpacho fresco

Así, defendió que los gazpachos denominados “frescos”, muchos de los cuales no llevan tratamiento de conservación, “no son necesariamente más sabrosos o nutritivos”. No obstante, según sus cálculos, sí son, de media, un 20% más caros y suelen comercializarse en un envase de plástico pet, frente al tradicional brik, siendo estos últimos un 31% más baratos.

En cuanto al medio de producción, los gazpachos elaborados con ingredientes de producción ecológica son un 28% más caros. OCU aconsejó introducir el gazpacho en la dieta diaria, recordando que es una fuente natural de vitaminas y minerales, tiene un potente efecto antioxidante y es un alimento bajo en calorías.

Además, remarcó que el gazpacho envasado tiene menos calorías que un gazpacho casero, ya que no incorpora pan y la cantidad de aceite de oliva es limitada puesto que, según su análisis, “rara vez supera el 3%”. “Por el contrario, tiene menos fibra, ya que, a diferencia de la receta tradicional, las hortalizas suelen estar peladas y esta sopa fría tiene que pasar por una serie de tamices”, resolvió.