El obispo de Orihuela (Alicante), Jesús Murgui, ha renunciado a recibir la segunda dosis de la vacuna contra la covid-19 en el mismo centro donde le administraron la primera, la Casa Sacerdotal, y "se pone en manos de la Sanidad Pública para completar su vacunación cuando, donde y como determine" la autoridad sanitaria

Murguí, de 74 años, ha tomado esa decisión ante la repercusión mediática causada por la primera dosis de la vacuna que recibió hace ahora un mes en la Casa Sacerdotal y que investiga la Conselleria de Sanidad.

"Renuncia a recibir la segunda dosis"

En un comunicado difundido este lunes, el Obispado de Orihuela-Alicante mantiene que el prelado "ha recibido la primera dosis de la vacuna en la Casa Sacerdotal sin buscar ningún trato de favor, siguiendo la dinámica de las demás campañas de vacunación, debido a su vinculación sanitaria con la Casa Sacerdotal".

"No obstante, debido a la repercusión mediática causada por la interpretación de este hecho, y por el bien espiritual de todos los fieles de la Diócesis de Orihuela-Alicante", el obispo "renuncia a recibir la segunda dosis de la vacuna en el mismo centro en el que recibió la primera, es decir, la Casa Sacerdotal", señala la nota de prensa del vicario general del Obispado de Orihuela-Alicante, Vicente Martínez Martínez.