Una quincena de provincias, entre ellas Madrid, tendrán en la próximas semanas nuevos prefijos telefónicos que empiezan por 8, porque los que comienzan con 9 están cerca de la saturación.

Además de Madrid, las otras provincias que podrían aplicar este cambio de prefijo son Alicante, Almería, Cádiz, Cantabria, Ciudad Real, Huelva, Jaén, Lleida, Lugo, Málaga, Navarra, Salamanca, Sevilla y Valencia, según ha informado la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), como ya apuntó Vozpópuli.

Como ya se viene utilizando desde hace años en otras provincias, los números podrán comenzar por 8 en Madrid (prefijo 815), Lugo (882), Salamanca (823) y Valencia (860).

Las llamadas a números de teléfonos fijos podrán empezar por 865 en Alicante; 850 en Almería; 842 en Cantabria; 826 en Ciudad Real; 848 en Navarra u 854 en Sevilla.

Los nuevos indicativos provinciales que propone atribuir la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales entrarían en vigor cuando este organismo apruebe y publique la correspondiente Resolución en el BOE.

A partir de ese momento, la nueva numeración estaría disponible para que los operadores soliciten su asignación a la CNMC.

Todas las provincias españolas tienen números de teléfono fijos con 9 dígitos y casi todos los prefijos empiezan por 9 seguido de otros ocho dígitos, aunque cada vez es más habitual que comiencen por 8.

La CNMC valora esta propuesta de atribución de numeración después de que este verano alertara del riesgo de agotamiento de los números que comienzan por 9, que están ocupados en un 85 %.