Juan Manuel del Olmo, la mano derecha del líder de Podemos, Pablo Iglesias, declaró durante 40 minutos ante el juez de Madrid que investiga al partido morado por presunta malversación. Dijo que si no existen más documentos que prueben que la consultora Neurona hizo los trabajos electorales por los que cobró 363.000 euros públicos es porque en campaña “todo caduca” y parte de su trabajo de asesoramiento fue “verbal”. Defendió haber visto a muchos de sus trabajadores aunque añadió que no podría reconocerlos salvo a las cuatro personas con las que él tenía interlocución.

“Mira, usted tiene que entender -le dijo al magistrado el 20 de noviembre- que en las reuniones, por ejemplo, de campaña son foros que hacemos a lo mejor a primera hora de la mañana donde el debate que se establece es de una opinión muy fundamentada. Hay mucha gente que ha estudiado el día anterior cómo han hablado las redes, cómo han hablado los medios de comunicación y la opinión formada que tiene tiene mucho valor aunque sea verbal. Es decir, no hace falta que plasmar nada en informes porque como vas a toda velocidad y todo caduca, el tiempo que haces en escribir en algunos informes tardas más”.

Según se aprecia en la declaración a la que ha tenido acceso Vozpópuli el juez Juan José Escalonilla le preguntó en varias ocasiones al investigado por pruebas documentales de los trabajos prestados por Neurona. Eso a pesar de que Podemos ha defendido ante los medios de comunicación que en verano ya le había entregado al juez un disco duro con 1.400 productos electorales prestados por Neurona. “Hay algunos documentos que hemos aportado al respecto de esto”, le replicó del Olmo en una de sus respuestas. Puso como ejemplo uno “sobre lo que decían las redes sociales después del debate (electoral)”.

¿De quién fue la orden?

Escalonilla se interesó acerca de si había recibido alguna indicación previa para contratar a Neurona, pero lo negó. Alegó que la dirección de Podemos delegó en él la dirección de la campaña y que tras haber conocido a César Hernández en 2018 mantuvo el contacto. En los medios de comunicación existen pruebas fotográficas de que esta persona al menos tenía buena relación también con el referente del partido Juan Carlos Monedero a quien la denuncia acusaba de cobrar comisiones por la contratación de Neurona. 

Del Olmo es por el momento el máximo dirigente de Podemos investigado en la causa. Es el responsable de Comunicación del partido y desde enero hace la misma función también en la Vicepresidencia que dirige Iglesias. El juez sospecha que los trabajos por los que la formación pagó a Neurona no se llegaron a prestar tal y como le expresó antes de comenzar con sus preguntas en el interrogatorio avanzado por La Razón. Le recordó que en la contabilidad de la empresa no figuran pagos a empleados y que la denuncia que dio origen al caso describe a la consultora como una empresa instrumental solo para recibir el dinero.

Del Olmo explicó que en realidad el trabajo de detectar los mensajes y demandas que surgían en las redes sociales correspondía a otra consultora llamada ABD que era la que luego le daba indicaciones a Neurona sobre cómo hacer los contenidos audiovisuales que se difundían. “¿Todo eso se plasmaba en documentos?”, insistió el juez. Pero Del Olmo replicó que “no hace falta hacer informes porque todo va muy rápido”. El trabajo de ABD también estaba incluido en la denuncia inicial como parte de la trama pero el juez decidió archivar esa parte de la investigación. La Fiscalía pide que se acote el caso solo a esclarecer la relación entre el partido y Neurona.