La consultora Neurona, en el centro de la polémica por los contratos con Podemos que están siendo investigados por la Justicia, sigue buscando clientes en América Latina y lo hace de la mano de Juan Carlos Monedero. El fundador de Podemos, según fuentes conocedoras de sus movimientos, ha viajado a Ecuador en los últimos días para intentar facilitar nuevos clientes para la consultora Neurona, con la que defiende no tener una relación estable de colaboración.

La consultora mexicana, que ya ha trabajado en las campañas electorales de Evo Morales, Nicolás Maduro, Andrés Manuel López Obrador y Podemos, ha firmado contratos de “servicios” también en Ecuador, presuntamente por el candidato Andrés Arauz, considerado por muchos como el “títere” de Rafael Correa. En el país sudamericano se celebraron las elecciones presidenciales el pasado 7 de febrero, y Monedero acudió al país como “observador”. Sin embargo, las fuentes consultadas hablan de una “tapadera” para seguir buscando negocios en favor de Neurona.

En Ecuador, donde se siguen contando los votos, se abren enormes oportunidades de negocio para Neurona y su entorno. El candidato favorecido es un firme partidario de Correa, un dirigente que siempre estuvo cerca de Podemos. En una entrevista para la BBC, Arauz dejó claro que si gana las elecciones contará directamente con el respaldo de Correa. “Será de mis principales asesores”, dijo.

El aliado Rafael Correa

Correa presidió el país desde 2007 hasta 2017, cuando fue sucedido por Lenin Moreno, un dirigente que intentó dar un giro a la política de su antecesor. En 2020, Correa salió de Ecuador tras ser condenado a ocho años de cárcel por cohecho pasivo en el caso Sobornos. El expresidente se trasladó a Bélgica y el Consejo Nacional Electoral de Ecuador impidió su candidatura por estar en el extranjero.

Desde Bélgica, el pasado mes de octubre, Correa manifestó públicamente su apoyo a Iglesias, "víctima de ataques constantes por parte de aquellos a los que no les importa la estabilidad democrática en España". También Morales le respaldó. Un mes después, Iglesias viajó a La Paz para asistir a la toma de posesión del nuevo presidente de Bolivia con quien ha intentado estrechar los lazos de una diplomacia paralela que también incluya al Ejecutivo de Argentina.

El viaje de Monedero y la búsqueda por parte de Neurona de nuevos contratos en Ecuador destacan por la situación de máxima complejidad que está viviendo la empresa. En España está siendo investigada por malversación y administración desleal por sus contratos con Podemos en 2019, y también en Bolivia se abrió un juicio en su contra antes del cambio de Gobierno.

En el caso de Monedero se va acercando la lupa del juez Juan José Escalonilla. El magistrado que instruye el caso Neurona todavía no le ha llamado a declarar, pero sí lo hizo con su principal asesor en España, Eric Alfredo Guerrero Márquez, también conocido como El Colibrí.

Andrés Arauz y Carlos Rabascall, candidatos a presidente y vicepresidente de Ecuador. / Europa Press

Investigación de la UDEF

Escalonilla ha pedido a la UDEF abrir una investigación que se mantuvo en secreto durante meses sobre el dinero que supuestamente pudo desviar Podemos a través de Neurona. Según el rastro contable del dinero que la formación morada recibió para la campaña electoral, centenares de miles de euros pasaron de España a México, donde Neurona tiene su sede. Y desde ese momento se desconoce su paradero, aunque queda cada vez más probado el hecho de que la firma no tuvo gastos para realizar sus supuestos trabajos realizados la campaña de Podemos. El juez sospecha que sean ficticios.

En definitiva, Escalonilla intenta aclarar con la investigación secreta de la UDEF si Podemos pudo participar en una red para elaborar facturas infladas y recaudar dinero público con el que autofinanciarse o financiar a otros actores políticos en América Latina. Parte de esos fondos, unos 18.000 euros, fueron ingresados en la cuenta particular de Monedero, según los primeros datos de la investigación de la UDEF que ha adelantado El Confidencial. También ha detectado otra factura de 26.000 euros de octubre de 2018, como publicó El Mundo, que el juez considera el primer pago al exfundador de Podemos y que confirma la exclusiva de Vozpópuli de que la operación Neurona arrancó a finales de ese año, después de un acto en Argentina de la izquierda alternativa organizado por Pablo Gentili, exjefe de gabinete de Iglesias, al que acudió Monedero.

A la vez, Escalonilla quiere aclarar si Neurona, que trabajó para Podemos y distintos gobiernos de América Latina, pudo servir de tapadera para recibir y enviar fondos entre formaciones políticas afines. La legislación española prohíbe penalmente a los partidos recibir o enviar fondos a otros partidos en el extranjero. Y en el medio de ese embrollo, Monedero ha decidido seguir con su trabajo para la consultora, según las fuentes consultadas, para asegurar ahora un paradero seguro en Ecuador.