España

Neurona empleó a expertos mexicanos en la campaña de Podemos que investiga el juez

La consultora, cuya actividad ha sido desvelada por 'Vozpópuli', genera sospechas sobre los fondos del partido. Fuentes de Podemos apuntan a que la empresa, sin trabajadores propios, trajo de México a expertos sin papeles y habilitó un piso franco en Leganés para que ayudaran en la propaganda en redes

Neurona empleó a expertos mexicanos en la campaña de Podemos que investiga el juez
Neurona empleó a expertos mexicanos en la campaña de Podemos que investiga el juez EFE

La Justicia ha empezado una investigación que puede llegar hasta el nudo gordiano de Podemos: la financiación del partido a través de los microcréditos. El juzgado 42 de Madrid ha abierto diligencias tras la denuncia de un abogado de Podemos cesado en 2019 en circunstancias sospechosas. Quiere que figuras de la cúpula del partido aclaren su posición, y a la vez investigar el papel de la consultora Neurona, vinculada a Juan Carlos Monedero, que en Bolivia ya afronta un juicio por "corrupción" y fue contratada por el partido durante las campañas electorales de 2019.

Según ha podido saber Vozpópuli, en el caso de Neurona en Madrid, la empresa vinculada a Monedero se ha aprovechado de trabajadores extranjeros mexicanos, que residían en un piso de Leganés y que presuntamente trabajaron sin tener todos los papeles en regla. Neurona es una empresa con sede en México, que creó una filial ad hoc en España para la campaña electoral de 2019. El problema que centra las sospechas del juez es que Podemos redactó, como adelantó este diario, un borrador de contrato de servicios con Neurona antes de que la sociedad se inscribiera en el registro español.

Todo ocurrió con cierta prisa. Después de la salida de Íñigo Errejón, un Podemos dividido internamente y con miedo a pinchar en las elecciones acudió a esta sociedad conocida en los ambientes bolivarianos. Neurona había redactado eslóganes de campaña y grabado vídeos para Evo Morales y el gobierno de Nicolás Maduro.  

En el caso español, sin embargo, el juez sospecha que Neurona pudo servir de tapadera o de enlace para el desviar fondos del extranjero, a través de facturas infladas. El Tribunal de Cuentas también centró sus sospechas en los 363.000 euros entregados en tres pagos por Podemos a esta empresa, que, según parece, carecía de empleados cuando firmó sus contratos con el partido morado. 

¿Cómo es posible que el entonces tercer partido político español pagara esa suma de dinero a una empresa sin trabajadores para que le llevara parte de su campaña electoral? Fuentes de Podemos sostienen que el grueso de la campaña electoral se gestionó desde los despachos y por los trabajadores del partido. Pero apuntan a la existencia de un "piso franco" en el municipio madrileño de Leganés, donde Neurona trajo un grupo de mexicanos expertos en redes sociales, campañas de viralización y Big Data, la propaganda online a través de datos masivos (el mismo sistema que se empleó durante el Brexit y en las campañas electorales de Obama).

Los siete investigados de Podemos por la 'caja B' y los motivos de su imputación
Los siete investigados de Podemos por la 'caja B' y los motivos de su imputación

El juez o el Tribunal de Cuentas puede concluir que Neurona, siendo una empresa que aterrizó en España pocas semanas antes de los comicios, no tenía un equipo de trabajadores suficiente como para cumplir con sus encargos. En ese caso la contratación podría ser considerada irregular. En efecto, en el requerimiento del Tribunal de Cuentas, el organismo fiscalizador pidió "copia de los contratos de los trabajadores declarados como gastos de personal por un importe conjunto de 74.903 euros".   

"Sin papeles" y pagados "en negro"

Fuentes de Podemos sostienen que cuando Neurona desembarcó en Madrid, en el primer programa piloto de colaboración con el partido, hubo cierto "malestar" entre los trabajadores de la formación. "Veían como ese grupo de mexicanos realizaban tareas que podían duplicar las de los trabajadores internos, pero sin ningún tipo de control", comentan. Los trabajadores mexicanos, que no superaba la docena según algunos, vivían en lo que miembros de Podemos califican de "laboratorio para trabajar en redes y big data". Algunos testimonios apuntan a trabajadores "sin papeles" pagados "en negro".

Según los testimonios recogidos por este diario, y que prefieren mantener la confidencialidad, ese grupo de trabajadores extranjeros respondía directamente a la cúpula del partido. El juez que ha abierto diligencia tras la denuncia del ex abogado de Podemos quiere escuchar la versión de uno de esos miembros: Juanma Del Olmo, que ejercía entonces de director de campaña electoral y es considerado uno de los colaboradores más estrechos de Iglesias e Irene Montero. "Venían un tiempo, dormían donde fuera y antes de que se le acaba el tiempo permitido en España salían del país", agregan.

El trabajo desempeñados por estos expertos se produjo tanto en las elecciones del 28 de abril, como en las autonómicas y municipales de mayo. "No recuerdo la dirección, pero alquilaron ordenadores y demás material informático. Y habían venido otras veces", comentan miembros del partido morado en Madrid. Se desconoce si el partido abono una suma de dinero para el pago del alquilar de este piso, y tal vez de otro según algunas fuentes, y para el material informático. La investigación judicial podrá aclarar este aspecto.

Pablo Iglesias e Irene Montero en el Congreso
Pablo Iglesias e Irene Montero en el Congreso EFE

Otra empresa portuguesa 

En el entramado de empresas y fondos de Podemos, emerge otra sociedad sospechosa. Se trata de la portuguesa ABD Europa, filial de la brasileña A.i. Big Data Group, que tiene sede en Río de Janeiro y es considerada un holding financiero. Como desveló en exclusiva Vozpópuli, el Tribunal de Cuentas también analizó con lupa esta sociedad, que en el partido morado algunos relacionan con el propio Del Olmo.

Los exabogados de Podemos José Manuel Calvente y Mónica Carmona denunciaron presuntas irregularidades en las primarias del partido, en el utilizo de los datos de los afiliados y también en la financiación. La sospecha de esos abogados, al igual que de otros miembros del partido, es que Neurona haya podido desviar dinero proveniente del extranjero (sobre todo Bolivia) para que acabasen en los microcréditos de Podemos.

Los datos de los microcréditos de Podemos, el sistema de financiación popular del que el partido presume para evitar los bancos, resulta algo extraño. Mientras Podemos perdía la mitad de sus escaños entre 2016 y 2019, los microcréditos se disparaban. Durante todo 2019, y en tres procesos electorales diferentes (dos generales, y las europeas y autonómicas), Podemos logró un récord de recaudación de fondos. Según fuentes internas de Podemos, solo en Facebook el partido morado se gastó alrededor de un millón de euros.

Facebook trabaja en el envío de la llamada publicidad segmentada de los partidos políticos. Es decir, un mecanismo por el cual cada usuario recibe un mensaje específico en función de sus intereses. El grupo de mexicanos en Madrid al sueldo de Neurona colaboraba también en esa operación, según las fuentes consultadas.

La investigación judicial obligará a dirigentes del partido a desfilar ante el juez. Entre ellos, deberán acudir el tesorero Daniel de Frutos y la gerente del partido, Rocío Val. La gerente es la figura que en Podemos muchos creen que ha estado detrás del sospechoso entramado de contrataciones.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba