El primer gran acuerdo de la legislatura Gobierno-PP se aleja. La negociación para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y otras instituciones del Estado ha encallado ese jueves. Y aunque ambas partes se resisten a dar por roto el diálogo, La Moncloa admite que "existen escollos" que impiden cerrar un pacto.

El Gobierno ha hecho público un comunicado en la madrugada del viernes en el que reconoce la imposibilidad de alcanzar un acuerdo después de una jornada maratoniana de reuniones. Tanto el Ejecutivo como el PP han acordado la composición del nuevo consejo de administración de Radio Televisión Española (RTVE). Pero lo que parecía una señal prometedora para el resto de órganos pendientes de renovación, no se ha traducido en un entendimiento.

"El Gobierno y el Partido Popular han mantenido contactos telefónicos y reuniones durante el día de hoy para intentar alcanzar un acuerdo", ha dicho el Gobierno. "Ambas partes constatan que existen escollos que han impedido alcanzar un acuerdo".

La negociación encalla

El comunicado deja entrever que la negociación ha encallado. Las dos partes no se han emplazado a nuevos encuentros este viernes, según admiten fuentes de La Moncloa. Pero tampoco se da por roto el diálogo. Vozpópuli ya informó de que el PSOE admitía que el pacto podía demorarse varias semanas.

El gran "escollo" es la elección de los vocales del CGPJ. Pero esta falta de acuerdo impide además la renovación del Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas y la Agencia Española de Protección de Datos.

El secretario General de la Presidencia, Félix Bolaños, es el negociador principal del Gobierno, mientras que el secretario General de los populares, Teodoro García Egea, ha encabezado la delegación del PP. Las reuniones y los contactos entre las dos partes han sido constantes durante las últimos días. Y se han prolongado hasta altas horas de la madrugada, según ha podido saber este diario.

Es cierto que Podemos no se ha sentado formalmente en la mesa, tal y como exigía el PP, pero La Moncloa ha precisado en varias ocasiones que Bolaños negocia en nombre de los dos partidos de la coalición y no solo del PSOE. El PP ha filtrado su veto expreso a jueces como José Ricardo de Prada o Victoria Rosell. La lista de magistrados que se baraja para el nuevo CGPJ no acaba de convencer a los populares.

El CGPJ aplaza sus nombramientos

Este mismo jueves, el Pleno del CGPJ ha acordado aplazar los nombramientos previstos de nuevas plazas de jueces al interpretar la cercanía de un acuerdo entre el Gobierno y el PP para su renovación, según han informado a Vozpópuli fuentes del órgano. Se han aplazado a la semana que viene tras la convocatoria de un Pleno extraordinario donde se abordará de nuevo la cuestión.

Dan así unos días más de margen a las negociaciones para nombrar un nuevo órgano de gobierno de los jueces que consideran próximo tras la designación de los nuevos consejeros de RTVE, otro de los órganos incluidos en la negociación.

Uno de los compromisos que exige el PP es la retirada de la polémica reforma del Poder Judicial planteada por el PSOE y Unidas Podemos. La iniciativa pretendía derogar la mayoría de tres quintos que se exige al Congreso para nombrar a los vocales del Consejo. El Gobierno planteó la proposición como un órdago para forzar al PP a negociar, pero se encontró con la negativa de la oposición y un reproche de la Unión Europea por cuestionar la independencia judicial.

TC y Defensor del Pueblo

Por su parte, el Tribunal Constitucional (TC) también es un frente a tener en cuenta en este acuerdo. Tienen que renovarse cuatro de sus doce plazas, el año próximo el Gobierno tendrá potestad para elegir otras dos. De ese modo, podrá alterar el equilibrio de fuerzas, tras años de mayoría conservadora.  

Otra pata importante del acuerdo es la elección del nuevo Defensor del Pueblo, que será con casi total seguridad Ángel Gabilondo. Se trata de un pacto a priori más sencillo. El actual portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid se haría cargo de un órgano descabezado desde la salida de Soledad Becerril en 2017.