Proyecto King

Un audio muestra los planes de espionaje internacional de Villarejo: “Lo que hay jode a Sarkozy”

La Policía acredita un pago de 1,7 millones por desprestigiar a uno de los hijos del presidente de Guinea Ecuatorial y pruebas de la participación del comisario Salamanca

Montaje: Sarkozy y Villarejo.
Montaje: Sarkozy y Villarejo. VP

La Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional ha hallado nuevas pruebas de las actividades del excomisario José Manuel Villarejo y su entorno. Se trata de varias conversaciones grabadas por el propio Villarejo en mayo de 2012 en la que se reflejan sus movimientos en el espionaje internacional. En concreto, sus trabajos para desprestigiar a Gabriel Mbega Obiang, uno de los hijos del presidente de Guinea Ecuatorial y presunto favorito de Francia en la pugna por la sucesión en el país africano.

Estos audios inéditos estaban en un disco duro incautado a su socio Rafael Redondo y han sido incluidos en un informe policial reciente, realizado el mes pasado. Los investigadores han destacado una frase que pronuncia Villarejo en alusión al entonces presidente galo, Nicolás Sarkozy. “Lo que hay es que jode a Sarkozy”, se jacta el cabecilla de la operación Tándem. Estas revelaciones tienen ver con el llamado proyecto King.

Se investiga si Villarejo cobró 4,5 millones de euros por construir una campaña contra Gabriel Mbega, actual ministro de Minas e Hidrocarburos de Guinea, enfrentado a otro hijo del presidente llamado Teodoro Ngema Obiang, más conocido como Teodorín. Según cree la Policía y la Fiscalía, en esa tarea también estuvo involucrado el excomisario del aeropuerto de Barajas Carlos Salamanca como intermediario a través de un empresario español con negocios en Guinea. En los audios intervenidos, Villarejo charlaba con Rafael Redondo y este empresario sobre un viaje reciente que había hecho junto a Salamanca y sus respectivas parejas a Londres.

“Carlos se tuvo que poner al teléfono”

“Qué tal tu último viaje? ¿Bien?”, le preguntó Villarejo. “Muy bien, fenomenal. Pero hasta allí me ha llamado, ¿eh?”, le replica el empresario. Se quejaba de la llamada que recibió de los clientes guineanos que les habían encargado presuntamente el proyecto King y que les estaban presionando porque querían resultados. En ese momento, este empresario añadió una frase en su charla con Villarejo que complica el futuro judicial de Salamanca y que demostraría que estaba al corriente de la operación: “Carlos se tuvo que poner al teléfono”.

Añadió incluso que el entonces comisario de Barajas trató de ganar tiempo con los clientes guineanos con una fórmula que, al escucharla, provocó las risas de Villarejo. “Le estuvo contando la parábola del cochinillo”, narró el empresario: “Tú lo compras, pero no te lo puedes comer. Tienes que asarlo, condimentarlo, eso lleva tiempo y tal, ¿a ver si me entiendes?”, prosiguió con su relato en esta conversación que ya obra en poder de la Fiscalía.

De hecho, desde el Ministerio Público se basan en estos audios para pedir al juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso, Diego De Egea, que vuelva a imputar a Salamanca después de haber archivado las actuaciones contra él en julio. El magistrado alegaba que lo único que había en contra de este mando policial era la declaración del empresario, que reconocía los hechos. En su escrito al que ha tenido acceso Vozpópuli, los fiscales del caso Ignacio Stampa y Miguel Serrano consideran ahora que estas grabaciones acreditan que lo que dijo el empresario en sede judicial es cierto.

Investigación del espionaje francés

“Todo lo manifestado se ha corroborado objetivamente con posterioridad de forma documentada -insiste Fiscalía- tal y como se acredita en dicho oficio policial: la "provisión de fondos", las fechas de envíos y transferencias de dinero entre cuentas extranjeras con el fin de disimular su verdadero origen y ocultar su rastro, o la existencia de una investigación sobre Teodorín que, según sus manifestaciones, habrían iniciado los servicios secretos franceses”.

Los investigadores han podido acreditar también un primer pago por parte de los clientes guineanos de 1.675.000 euros, pero recuerdan que inicialmente se pactaron 1.700.000 en una primera entrega, por lo que apuntan a la existencia de una comisión de 25.000 euros “para algún interviniente en el negocio”.

A juicio de la Fiscalía, la participación de Salamanca en esta trama queda acreditada por los regalos que recibió de parte de estos clientes guineanos “a cambio de la prestación de servicios con abuso de su condición policial”. Según los fiscales, estas dádivas se sufragaban con dinero de la mercantil Framen Consultores y Asesores S.L. que administraba el empresario español amigo de Salamanca para sus clientes ecuatoguineanos, es decir, con “fondos procedentes de Guinea Ecuatorial”.

“En una palabra: los regalos no se los hace su amigo , sino los empresarios ecuatoguineanos para los que éste trabaja”, indica el escrito, según el cual, Salamanca, a cambio les proporcionaba ilegalmente visados en frontera desde su puesto como comisario del aeropuerto de Barajas. Los investigadores sostienen que uno de estos regalos fue un Porsche Panamera. Cuando fue detenido el pasado noviembre, Villarejo aseguró al juez que estos trabajos relacionados con Guinea Ecuatorial los hizo con el conocimiento del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba