Casi medio millón de españoles perdieron la vida en el año de la pandemia. Es un dato que hemos conocido esta semana gracias al Instituto Nacional de Estadística (INE). Lo que no podemos discernir aún es qué porcentaje de esas muertes corresponde al coronavirus, algo que, según han confirmado fuentes del INE a Vozpópuli, sabremos en septiembre.

Esta información será de lo más relevadora, como también lo fue la que aportó el INE sobre la mortalidad en los meses de enero y mayo de 2020. En total, el instituto estadístico apunta 492.930 muertes en todo el año pasado, un 17,7%% más que en 2019. El mes más trágico fue abril, donde se notificaron 60.951 pérdidas humanas, un 78% más que el año anterior. En marzo, con 58.000 muertos, la variación con respecto a 2019 también resulta altísima, del 56%.

Con lo que también contamos ahora es con los datos del INE para enero-mayo de 2020, que muestran importantes diferencias con los recogidos en los informes covid del Ministerio de Sanidad. Para el 31 de mayo de 2020, el informe de Sanidad apuntaba hasta ese momento 27.127 fallecidos por coronavirus. En cambio, el informe del INE sobre defunciones según la causa de muerte más frecuente para enero-mayo de 2020 apunta una cifra de 32.652 muertos con la covid confirmado. Es decir, 5.525 muertes de diferencia.

Y eso sin contar la cifra que el INE da para muertes con sospecha de covid. Para el período de enero-mayo de 2020, el INE estima 13.032 fallecimientos con sospecha de covid. En total, estaríamos hablando de 18.557 muertes más que las recogidas por el Ministerio de Sanidad.

Desde el INE señalan que estaba previsto que el informe saliera en diciembre de 2021, pero dado el interés que genera se ha trabajado para adelantar un resultado provisional en septiembre. Los datos que están por salir nos permitirán conocer la mortalidad por la covid-19 en las dos primeras olas. Hasta el 31 de diciembre de 2020, Sanidad contabiliza 50.837 fallecimientos por coronavirus. Lo que supone más de dos tercios de todas las muertes registradas por Sanidad a lo largo de la pandemia (el último informe habla de 80.652).

Datos INE vs Datos Sanidad

Desde que alguien fallece, hasta que el INE recoge la información, transcurren cuatro pasos. En primer lugar, cuando se produce un fallecimiento, un médico forense debe certificar la defunción y señalar la causa de la muerte. A continuación, el facultativo rellena un boletín médico de defunción.

Este documento se envía al Registro Civil. El INE se encarga de acudir a los registros, cada cierto tiempo, y recopilar toda la información. Se está procediendo a la digitalización de los boletines médicos de defunción, pero le falta todavía rodaje. Recoger la información de pequeños pueblos mal conectados lleva más tiempo, porque a veces el médico espera a tener varios documentos para mandarlos al Registro.

Por tanto, el INE sigue el criterio médico a la hora de registrar las muertes por coronavirus. En cambio, el Ministerio de Sanidad solo registra como muertes por coronavirus aquellas en las que hay una prueba diagnóstica PCR de por medio. Se trata de un factor del que discrepan comunidades autónomas como Cataluña, Madrid o Castilla y León si observamos cómo contabilizan el número de fallecimientos.

Como ya informó Vozpópuli, a mediados de abril el informe del Ministerio de Sanidad contabilizaba en España 76.625 muertes por culpa del coronavirus, pero las comunidades autónomas registraban 97.075 víctimas mortales. Estamos hablando de una diferencia de 20.450 fallecidos.

Este desfase se produce porque las comunidades contabilizan tanto los diagnosticados por PCR, como aquellos diagnosticados mediante pruebas forenses o por sospecha médica. Habrá que esperar si los datos del INE a partir de mayo de 2020 vuelven a diferir de los aportados por el Ministerio de Sanidad.