Terrorismo

Las muertes por terrorismo decrecen y repuntan los ataques de grupos de ultraderecha

Frente al pico de 2014, las muertes por terrorismo son ahora un 52% más bajas

Las muertes por terrorismo decrecen y repuntan los ataques de ultraderecha
Las muertes por terrorismo decrecen y repuntan los ataques de ultraderecha EFE

Las muertes producidas por terrorismo se redujeron en el mundo un 15,2% en 2018 frente a 2017, mientras que en Europa occidental, Estados Unidos y Oceanía aumentaron los incidentes terroristas de grupos de extrema derecha, según el último Índice Global de Terrorismo (GTI).

De acuerdo con este estudio, realizado en 163 países y presentado este miércoles en Londres por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), las muertes por atentados decayeron por cuarto año consecutivo el pasado año, cuando se totalizaron 15.952.

"El hallazgo más importante que se desprende es que vemos una continuidad de la tendencia del retroceso de muertes por terrorismo", destacó Thomas Morgan, del IEP, en unas declaraciones a Efe.

Frente al pico de 2014, las muertes por terrorismo son ahora un 52% más bajas.

El experto consideró que "en general" se trata de un índice "alentador", especialmente porque "la bajada en muertes ha sido sostenida durante varios años".

No obstante, "el hecho de que el terrorismo continúe extendido refuerza la creencia" de que es un problema "global que no va a desaparecer pronto", advirtió.

71 países registraron el pasado año al menos una muerte por atentado

Según el GTI, que evalúa el impacto de esta forma de violencia en base al número de víctimas y otros factores, pese al decrecimiento en el número total de muertes por atentados, la cifra de países afectados por esa lacra continúa siendo elevada.

En este sentido, 71 países registraron el pasado año al menos una muerte por atentado.

Irak deja de ser el país más afectado por terrorismo 

El documento revela también que, por primera vez desde 2003, Irak no fue el país más afectado por el terrorismo sino que lo fue Afganistán, que sufrió el mayor deterioro, registrando en 2018 un total de 7.379 muertes por esa causa, un aumento del 59% frente a 2017.

Irak y Somalia acusaron las mayores caídas en ese sentido, un dato que se atribuye principalmente a la menor actividad del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Irak y Al Shabab en Somalia.

De hecho, el declive del EI continuó por segundo año consecutivo y las muertes provocadas por esa organización cayeron un 69%, mientras que los ataques se redujeron un 63%.

La situación en España 

Sobre la situación de España, Morgan comentó que su posición en el índice -en el puesto 59- experimentó una "mejora" en 2018 -al bajar nueve posiciones- si bien su situación es ahora "particularmente volátil" por los "incidentes violentos registrados en Cataluña" en los últimos años.

"Pero eso no incrementa necesariamente el riesgo a que se produzca un ataque terrorista", añadió.

Impacto económico del terrorismo 

Por otro lado, el informe cifra en 33.000 millones de dólares (29.900 millones de euros) el impacto global económico del terrorismo en 2018, lo que supone una reducción del 38% frente a los niveles registrados en 2017.

77 muertes se vincularon a grupos de extrema derecha

La extrema derecha

Se destaca como "una de las tendencias más preocupantes" el repunte de incidentes de este tipo acometidos por grupos de extrema derecha en los últimos cinco años: particularmente en Europa occidental, Norteamérica y Oceanía.

En concreto, el número total de episodios de este cariz aumentó en un 320% en los últimos cinco años y las muertes producidas por esas organizaciones ultraderechistas subieron un 52%, totalizando 26.

A finales del pasado septiembre, 77 muertes se vincularon a esos grupos, si bien el terrorismo de ultraderecha sigue constituyendo una pequeña fracción frente al de todo el mundo.

Extrema derecha
Extrema derecha EFE

Morgan indicó que esos terroristas son en muchos casos "personas que se han radicalizado online y que no están afiliadas a ninguna organización, lo que hace que ese tipo de ataque sea particularmente difícil de abortar o prever".

300 atentados suicidas

Otro dato de interés apunta a que el conflicto es el principal impulsor de actividad terrorista. En 2018, el 95% de muertes por terrorismo se dieron en países que sufrían conflictos violentos.

En otro apartado se destaca la creciente participación de mujeres en actividades terroristas. No obstante, se trata de un pequeño porcentaje en todos los ataques registrados.

Entre 1985 y 2018 hubo 300 atentados suicidas -que mataron a más de 3.000 personas- en los que al menos estaba involucrada una mujer.

La mayor parte de ese incremento se asocia con el grupo Boko Haram, pues casi el 80% de sus atentados cometidos en los últimos cinco años fueron perpetrados por mujeres.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba