Los Mossos de Esquadra han entrado este lunes a las oficinas del Fútbol Club Barcelona para registrar las oficinas del club, en una operación en la que no se descartan detenciones, según avanza la Cadena Ser. Los agentes están inspeccionando la sede del club azulgrana para requisar documentación sobre las cuentas de la entidad durante la presidencia de Josep María Bartomeu.

Concretamente, han entrado en Finanzas, Legal y Compliance (o departamento de buenas prácticas empresariales), según el mismo medio. Han sido detenidos, según RAC1, Òscar Grau y y Román Gómez Ponti, directores ejecutivos y jurídicos de la entidad, en relación, según el mismo medio, al Barçagate. También ha sido el propio expresidente del club, Bartomeu.

Esta actuación de los Mossos se enmarca en una investigación del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona. Fuentes jurídicas informan a Vozpópuli que se trata de unas diligencias que hasta el momento permanecían bajo secreto de sumario.

El último presupuesto de la entidad recogía una deuda a corto plazo de más de 700 millones de euros para esta temporada

La policía investiga desde hace meses el conocido como 'caso Barçagate', en el que se investigan presuntos delitos de corrupción entre particulares y administración desleal durante la gestión del expresidente, Josep María Bartomeu, que dimitió en octubre antes de que se votase una moción de censura de los socios contra él. La gestión del expresidente habría contratado a sociedades opacas para que lancen campañas mediáticas contra jugadores del club y opositores.

Desde finales del 2017 el Barça tenía contratada I3 Ventures, una sociedad del empresario argentino Carlos Ibáñez, que se dedicaba a desprestigiar, difamar y poner en duda desde por lo menos seis cuentas de Facebook a individuos y entidades del entorno azulgrana no afines a la junta directiva de Josep Maria Bartomeu (incluso, empresarios como Jaume Roures) e incluso a jugadores como Leo Messi y Gerard Piqué.

El Barça habría pagado un millón de euros anual a I3 Ventures por el monitoreo y la defensa reputacional en las redes sociales del presidente, la junta directiva y la marca, y las facturas se habrían troceado entre diferentes departamentos para que cada una fuese inferior a 200.000 euros, lo que evitó que los contratos tuviesen que pasar por la aprobación de la junta directiva, según avanzó la SER.

La actual operación de los Mossos sacude la recta final de la campaña electoral a la Presidencia del club tras la marcha de Josep María Bartomeu. Tres candidatos concurren a los comicios previstos para este fin de semana tras un aplazamiento provocado por la pandemia. Están previstos dos debates electorales a lo largo de esta semana.

Joan Laporta
El expresidente Laporta (2003-2010), declarado independentista, parte como gran favorito en los comicios. Frente a él están Victor Font, también independentista, y Toni Freixa, el candidato 'continuista'.

En plena incertidumbre sobre el futuro del club tras la salida de Bartomeu, hay un 'agujero' en las cuentas de la entidad de 271 millones, equivalentes a un tercio de los ingresos la última temporada, a cubrir ya entre este año y el que viene. El último presupuesto de la entidad recogía una deuda a corto plazo de más de 700 millones de euros para esta temporada.

Las cuentas del Barcelona

De acuerdo a los estatutos del club, la Junta Directiva está obligada a restituir las pérdidas en las que pueda incurrir la institución en el plazo de dos ejercicios, equivalentes a cien millones antes de impuestos en el ejercicio 2019-2020 según las últimas cuentas presentadas por el club (en las que el proyecto de 815 millones del nuevo Espai Barça, que se financiará vía bonos, no computa como deuda).

Paralelamente, los estatutos obligan a la Junta a mantener un nivel de endeudamiento neto inferior a dos veces el Ebitda. De acuerdo a las últimas cuentas presentadas por el club, la Ejecutiva de Bartomeu debería cancelar deuda por valor de 171 millones esta misma temporada (y eso según la interpretación que hace la propia gestión de su volumen de deuda neta).

El Gobierno ya emitió un decreto el pasado diciembre por el que ha librado a las directivas del Barça, Real Madrid, Athletic de Bilbao y Osasuna, que no son Sociedades Anónimas Deportivas, de avalar pérdidas achacables a la covid

El club solicitó la renovación de créditos y pólizas con cargo a avales del Estado (ICO) por alrededor de 120 millones de euros.

El Gobierno ya emitió un decreto el pasado diciembre por el que ha librado a las directivas del Barça, Real Madrid, Athletic de Bilbao y Osasuna, que no son Sociedades Anónimas Deportivas, de avalar pérdidas achacables a la covid.

Problemas con Hacienda

Las cuentas del Barcelona para este año contemplaban una provisión para afrontar las multas que le giró Hacienda la temporada pasada.

No obstante, la cantidad provisionada, 19,5 millones, no cubría la deuda total que le reclama la Agencia Tributaria (de al menos 23,7 millones).

El Barça alegó ante la Audiencia Nacional no tener acceso a financiación para pedir que le aplazaran sus deudas, esto es, esgrimió tanto no tener el dinero para afrontarlas como la negativa de entidades bancarias a prestarle una garantía

Como contó este medio, el Barça alegó ante la Audiencia Nacional no tener acceso a financiación para pedir que le aplazaran sus deudas, esto es, esgrimió tanto no tener el dinero para afrontarlas como la negativa de entidades bancarias a prestarle una garantía.

La Audiencia Nacional permitió a los culés aplazar los pagos a a la Agencia Tributaria  siempre que consiguieran en el plazo de dos meses una forma de garantizar que podrá pagar en algún momento la totalidad de la deuda. Este medio se ha puesto en contacto con el Barça para obtener una explicación pero no la ha obtenido.

"Que el Barça vuelva a tener un independentista"

De los aspirantes presidir el Fútbol Club Barcelona, el independentismo que encabeza Carles Puigdemont tiene como primera opción a Joan Laporta y como segunda a Víctor Font, según reconocieron en su momento fuentes de JxCat, el partido del expresidente de la Generalitat, a este medio.

Las mismas fuentes han reconocido movimientos del independentismo desde posiciones de poder a favor de sendas candidaturas. En concreto, que la Generalitat se encargó de "dar la puntilla" a Josep María Bartomeu cuando se negó a cambiar la fecha de la moción de censura como reclamaba el ahora expresidente culé.

"A Bartomeu no se le ha perdonado su ambigüedad, por ejemplo, permitiendo que el Barça se presentara a jugar el 1 de octubre de 2017 contra Las Palmas", aseguran fuentes independentistas. "Desde entonces, el independentismo le sentenció, y era cuestión de tiempo".

"El independentismo quiere que el Camp Nou se ceda para actos políticos independentistas y que desde el club se defienda activamente la causa. Cerrar el Camp Nou a la selección española es otra de las cuestiones. Y con Laporta, es probable que todo eso tenga lugar, ya que es, además, una persona que siempre ha defendido posiciones independentistas", han afirmado fuentes cercanas a JxCat.