Los ministros del PSOE María Jesús Montero y José Luís Ábalos, se han desmarcado de la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, y su opinión sobre Carles Puigdemont para que pueda volver a España sin ser juzgado.

Por un lado, Montero, ha mostrado el interés del Gobierno" en que el expresidente catalán y eurodiputado pueda ser traído a España para ser juzgado".

A preguntas de los periodistas sobre las declaraciones de la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, sobre los indultos, incluido el de Puigdemont, la titular de Hacienda ha respondido que "el interés del Gobierno es que pueda ser traído a España para ser juzgado en los tribunales".

"En el momento que el señor Puigdemont llegue a este país tiene que ser puesto a disposición de la justicia, como ocurrió con otros líderes del procés", ha subrayado Montero.

La ministra defiende su postura respecto al expresidente catalán, "para que responda ante la justicia por aquellos acontecimientos desgraciados que vivimos hace unos años y por los que el señor Puigdemont nunca respondió ante la ley".

Por su parte, Ábalos ha asegurado que "no se puede comparar" a aquellos que asumieron las "consecuencias de sus actos" y han cumplido "buena parte" de su condena con el expresidente catalán Carles Puigdemont, "un fugado de la Justicia en España".

"Creo que hace tiempo tenía que haber vuelto a España para comparecer ante la Justicia y atender los reclamos que hay sobre él", ha apuntado para incidir en que no es el momento para "mezclar unas figuras y otras" con las de los indultos.

Reforma del delito de sedición

En cuanto a la reforma del Código Penal, Montero ha explicado que el objetivo, en el caso concreto del delito de sedición, es "la homologación a nivel europeo" del mismo.

"El delito de sedición, en el ordenamiento jurídico español, data del siglo pasado y está totalmente fuera de contexto de las democracias consolidadas en el marco de los países vecinos", señala la ministra.

"Nuestra idea es homologar ese delito al resto de los que existen actualmente en los códigos penales (europeos)", lo que ha calificado como "un trabajo concienzudo" que "irá acompañado de otra reforma importante para este Gobierno, que es la (ley) del sí es sí, el consentimiento de la mujer".

Para Montero, "lo importante" es que "todo lo que hagamos cuente con todas las garantías, como siempre hace el Ministerio de Justicia, para garantizar la solvencia de la norma".