La campaña de captación de clientes de la consultora Neurona sigue a pesar de la investigación judicial que afecta a la sociedad y al partido Podemos. Juan Carlos Monedero deberá declarar como imputado el próximo 13 de marzo, y fuentes conocedoras de sus movimientos desvelan a Vozpópuli que en las últimas operaciones para captar clientes en América Latina el cofundador del partido se sirvió del apoyo de Julián Macías, actual jefe de la política en redes sociales de Podemos y figura destacada del equipo de Juanma del Olmo, también imputado por el caso Neurona. El juez investiga si existen conexiones entre la consultora y el partido morado para aclarar las sospechas de encargos falsos a lo largo de las campañas de 2019 y posible malversación de fondos públicos.

Macías se desplazó a América Latina acompañando a Monedero para hacer reuniones y encuentros en el marco de la campaña de captación de clientes de Neurona, aseguran las fuentes consultadas por este diario.

Monedero y su labor de 'observador'

Al igual que en el caso de Monedero, esos movimientos fueron “tapados” con actividades como la observación de procesos electorales, presentación de libros o conferencias. Aunque, en realidad, aprovechaban para reunirse con altos cargos y políticos para firmar contratos para la consultora mexicana de César Hernández, amigo de Monedero.

En el caso específico de Macías, fuentes conocedoras de esos movimientos de España y América Latina revelan que Monedero le utiliza como “aval”. Es decir, como garantía de solvencia de los servicios de Neurona. La cuestión es relevante porque el juez Juan José Escalonilla investiga una presunta connivencia o conexión entre Podemos y la consultora Neurona, en el marco de un presunto desvío de fondos a escala internacional. Una situación que en el partido morado empieza a preocupar porque puede derivar en posible “blanqueo de dinero”.

El juez sospecha que Neurona ha actuado en España como empresa pantalla. Obtuvo de Podemos entre 300.000 y 400.000 euros para hacer supuestos trabajos ficticios, que el partido ha justificado a través de presuntas facturas falsas. La sospecha es que el partido adelantaba dinero, real o ficticiamente, para su servicio, y después lo recuperaba en forma de subvención pública. Ahora, este diario ha sabido que en América Latina el cofundador de Podemos se sirvió de un trabajador a sueldo del partido para obtener contratos.

Campaña electoral de Podemos en 2019. /Europa Press

El macrocontrato de Ecuador

En un primer momento, Monedero intentó desvincularse de la actividad de esta sociedad. Sin embargo el juez pone en tela de juicio su versión. Lo cierto es que las fuentes consultadas admiten que en América Latina la consultora es conocida como “la consultora de Monedero". "Él se sienta al lado de uno y otro y presenta la empresa”, detallan fuentes conocedoras de las reuniones mantenidas por Monedero y Macías, a quien señalan como alguien que está haciendo "negocios" en los países de la región. Los dos abogados cesados de Podemos creen que Monedero actuaba como "comisionista" en la operación, cobrando un porcentaje de cada convenio.

Neurona acaba de firmar un macrocontrato millonario en Ecuador para la campaña electoral del candidato Andrés Arauz. Se trata de unos diez millones de dólares, según ha adelantado Vozpópuli, que ha recibido del candidato afín a Rafael Correa para elaborar vídeos y material de campaña electoral. En algunos casos, según ha podido saber este diario, está siendo cuestionado por miembros del equipo de campaña por su escasa calidad.

El nombre de Macías se ha relacionado con la actividad en redes de la formación morada en otros casos polémicos como los ataques al juez que investiga el caso del móvil de Dina Bousselham. Aunque internamente las fuentes de Podemos reconocen que no existe una orden explícita, sí sostienen que Macías dirige un equipo reducido de personas que, a través de un efecto dominó, acaban generando miles y miles de mensajes y comentarios contra sus objetivos. Macías empezó como cuadro del partido en Extremadura donde no destacó, y se recicló en el equipo de redes sociales de Del Olmo, hombre de confianza de Iglesias en su gabinete ministerial.

El proyecto Pandemia Digital

En los últimos años Macías ha inaugurado iniciativas propias vinculadas a las redes sociales, como el proyecto Pandemia Digital, Observatorio contra la Desinformación. Pocos en Podemos saben en concreto qué hace esa plataforma, aunque apuntan que se trata de una manera de analizar la información que se cuelga en Internet y los perfiles de la derecha en redes. Este trabajo sirve a Monedero para dar sustancia a su actividad comercial, sostienen las fuentes consultadas. “Monedero lo presenta por allí [en América Latina] y usa sus conocimientos técnicos para facilitar la contratación de Neurona”, afirman. A finales del año pasado, Monedero entrevistó a Macías para que explicase esa iniciativa.  

Como Del Olmo, Macías conoce a fondo la fuerza de las redes sociales, y también las posibilidades de negocio que engloba. El propio proyecto de Neurona se hace fuerte en la propaganda por esos canales y en el análisis del comportamiento de los usuarios. Pero hay más. Empieza a calar la sospecha de que parte del dinero que la consultora cobra sirve para pagar o devolver favores. Algunos se atreven a hablar de “estrategia de influencia electoral”. Es decir, financiación de campañas en redes al margen de los controles institucionales: en América Latina y España.

El hecho de que Neurona haya logrado un macrocontrato de diez millones de dólares (ocho millones de euros) en Ecuador apunta a esa última tesis. A nadie se le escapa la magnitud del contrato. Hasta ahora, solo se sabía que Neurona había levantado 1,3 millones en Bolivia de Evo Morales y entre 300.000 y 400.000 euros de Unidas Podemos. Para muchos este convenio representa un salto cualitativo para esta sociedad que se firma en un momento judicialmente muy delicado para la misma y el partido que la contrató en España.