Dos minutos duró el segundo debate de las elecciones en Madrid. Los dos minutos en los que la candidata de Vox, Rocío Monasterio, renunció a condenar expresamente las amenazas de muerte recibidas por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y su familia.

Las cuatro balas enviadas por carta a Iglesias terminaron reventando el debate. Mientras que el resto de candidatos condenaron las amenazas, Monasterio realizó un rechazo general: "Nosotros condenamos todo tipo de violencia, me hubiera gustado que Pablo Iglesias hubiera condenando los ataques que sufrimos en Vallecas. Yo lo que he dicho es que los españoles no nos creemos nada de este Gobierno. Si usted es tan valiente, levántese y márchese".

Tras unos minutos en los que la periodista Àngels Barceló trató de mantener al líder morado en el estudio de la Ser, Iglesias terminó marchándose. "No es aceptable que cuando nos amenazan de muerte, la candidata de la ultraderecha ponga en duda la veracidad de los hechos. Si no se retracta, abandonaremos este debate", había advertido Iglesias.

"Estáis cometiendo un error con que esta gente pueda estar aquí", mencionó mientras se levantaban de la mesa, en relación a que los miembros de Vox participen en los debates. "Estáis blanqueando cosas que están en contra de la democracia", advirtió el líder de Podemos

Gabilondo y García se marchan

El incidente inicial fue seguido de una hora de debate en el que nada más importaba y las propuestas caían en saco roto ante la marcha del líder morado. El clima siguió enrarecido y se convirtió en un Monasterio contra todos. La candidata de Vox interrumpió e insultó a sus rivales, llamándoles "irritaditos" y llegó a espetar a García que quitara "esa cara de amargada". "De dónde saca tanta falta de educación, de respeto", le interpeló la candidata de Más Madrid. "Eso se ensaya", ironizó el candidato socialista Ángel Gabilondo. Las provocaciones de Monasterio alcanzaron a la propia moderadora a la que la llegó a acusar de ser una "activista política".

Quite esa cara de amargada

Rocío Monasterio a Mónica García

Tras la pausa publicitaria, el candidato socialista y la de Más Madrid, anunciaron que también abandonarían el estudio, por lo que Barceló decidió poner fin al debate.

“Me he quedado aquí por respeto a la democracia y porque el odio no nos puede silenciar. Esperaba que Iglesias volviera. No podemos permitir que el odio se imponga, no puedo consentir esto”, aseveró Gabilondo, "Yo no quiero pasar ni un minuto más con usted en un plató ni en ningún sitio", concluyó García.

El PP, que no acudió al debate respondía a través de su cuenta oficial de Twitter: "Iglesias, cierra al salir", un mensaje que fue borrado minutos más tarde.