El mitin que el PSOE ha celebrado este domingo en Getafe (Madrid) ha sembrado la polémica. El motivo: la ubicación donde ha tenido lugar. Se trata del polideportivo Juan de la Cierva situado en el límite de dos zonas básicas de salud diferentes. Una de ellas, Las Margaritas, con restricciones a la movilidad por la pandemia de coronavirus.

Fuentes del Gobierno regional califican lo ocurrido como "mitin prohibido" y desde el PP aseguran que ellos han tenido que modificar la ubicación de un acto de campaña previsto en Majadahonda por este motivo.

El polideportivo se encuentra entre dos zonas básicas de salud distintas: Getafe Norte y Las Margaritas. En la primera actualmente no está restringida la movilidad, pero la segunda es una de las áreas en las que la Comunidad de Madrid decidió prorrogar las restricciones este pasado viernes. Actualmente, el acceso a este centro deportivo no está permitido por Las Margaritas, mientras que las puertas que dan a Getafe Norte sí están abiertas.

Zonas Básicas de Salud de Getafe.

La presidenta regional y candidata del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, se ha referido al acto del PSOE en Getafe en un mitin celebrado en Alcorcón, donde ha recalcado que ellos sí cumplen "las normas" y "los protocolos covid".

"No nos pensamos que estamos por encima del bien y del mal como ha demostrado el presidente del Gobierno que no ha tenido otro lugar mejor que elegir para hacer hoy su mitin contra la Comunidad que en una zona confinada de la misma", ha criticado la dirigente popular.

El PSOE asegura que no es una zona confinada

Por su parte, fuentes socialistas han trasladado a la agencia Europa Press que el polideportivo tiene su domicilio en una zona no confinada, en la Avenida Juan de Borbón, y que está en pleno funcionamiento, con actividades de escuelas y clubs deportivos de cualquier zona de Getafe y de la Comunidad de Madrid. Además, aseguran que tenían autorización por parte del Ayuntamiento de Getafe.

Tras finalizar el mitin, la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, ha indicado en declaraciones a los periodistas que se trata de un "intento del PP de torpedear las iniciativas socialistas cuando no les va bien la campaña". "Lo digo alto y claro: esta instalación no está confinada y se está desarrollando su actividad con absoluta normalidad. Cualquier madrileño de fuera del municipio puede venir a estas instalaciones", ha aseverado.

Gabilondo, arropado por Sánchez

Además del candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, al acto han acudido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el secretario general del PSOE de Madrid, José Manuel Franco.

Gabilondo se ha referido en su intervención a las cartas amenazantes que recibieron el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, Marlaska y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, que en su interior contenían balas de diferente calibre. El candidato ha afirmado que "ninguna amenaza" logrará que deje de latir su corazón de izquierdas y ha insistido en que quiere "palabras y no balas".

"Los demócratas somos más, más unidos e iguales. Quedan nueve días para la votación, hay tiempo de sobra para callar el discurso del odio con ilusión, entusiasmo y dignidad. Voto a voto lo conseguiremos", ha asegurado.

El candidato socialista también ha remarcado que le "indigna" la "indiferencia" de la presidenta regional y candidata del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, y del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ante las amenazas de "sus socios de la ultraderecha". En su opinión, esto provoca que la "ultraderecha tome cuerpo", ya que para llegar a las instituciones el fascismo "necesita cómplices".

También Pedro Sánchez se ha referido en el mitin a las misivas y ha pedido el voto para "frenar la amenaza extremista de la ultraderecha" que representa Vox. El líder de socialista se ha mostrado muy duro con la formación de Santiago Abascal por "acusar" a Iglesias, Marlaska y Gámez de inventarse las amenazas. "Lo que está ocurriendo es algo que debemos parar de inmediato, así que se acabó, no es normal. Ya no se trata de Madrid, se trata de nuestra democracia", ha señalado.