El Gobierno liderado por Carles Puigdemont deberá cambiar aún más la prespectiva si quiere conseguir un mayor número de ingresos a través de los impuestos de los contribuyentes en una hipotética Cataluña independiente. Tras ponerse en duda la rentabilidad de la Agencia Tributaria catalana, triplicar su red de oficinas y revelar Oriol Junqueras que la Hacienda catalana costará más de seis millones de euros, hoy se conoce otro dato que apunta al 'bacatazo' de la ATC. Sólo 178 personas ingresaron en el 2015 los importes de sus impuestos de titularidad estatal en este organismo. Según Crónica Global se trata del 0,06 por ciento de los impuestos estatales.

Las personas físicas y jurídicas que ingresaron impuestos estatales en la ATC fueron 473 en 2013, 222 en 2014 y 178 en 2015

Así, la Agencia Tributaria de Cataluña ha recibido 40,3 millones de euros de impuestos de competencia estatal desde 2013 que contribuyentes catalanes han presentado de manera simbólica para mostrar su apoyo a la independencia de Cataluña, aunque la ATC los ha ido traspasando al Estado. Esto se recoge en respuestas parlamentarias, que también indican que en los últimos tres años ha ido aumentando esta acción simbólica entre ayuntamientos y otros entes públicos, y ha disminuido entre particulares y empresas.

De esta forma, las personas físicas y jurídicas que ingresaron impuestos estatales en la ATC fueron 473 en 2013, 222 en 2014 y 178 en 2015, mientras que el número de entes públicos ha sido de 63, 80 y 104 en el último trienio.

Cifras insignificantes comparadas con Hacienda

Respecto a la recaudación, ha evolucionado al alza, desde 6,8 millones en 2013 a 15,26 en 2014 y 18,27 en 2015, y corresponde principalmente al IRPF y el IVA. La Generalitat ha explicado que la ATC tramitó la transferencia de estos ingresos a la Agencia Estatal de Administración Tributaria "para minimizar el riesgo de sanciones".

El carácter simbólico de estas acciones es patente si se comparan con las cifras totales de recaudación de Hacienda en Cataluña, que en 2015 fueron de 14.438 millones de euros en el caso del IRPF y de 14.731 millones en el caso del IVA, según consta en su página web.