Cataluña

Mas ideó apoderarse de 11.000 millones de la Seguridad Social para la república catalana

Un informe interceptado a un excargo de Convergència Democrática revela que los separatistas esperaban obtener "unos ingresos adicionales anuales de 11.198 millones de euros" gracias a la independencia

Los expresidentes de la Generalitat Artur Mas y Carles Puigdemont, durante la investidura del último.
Los expresidentes de la Generalitat Artur Mas y Carles Puigdemont, durante la investidura del último. EFE

El Govern presidido por Artur Mas planificó en 2014 apoderarse tras lograr la independencia de Cataluña de al menos 11.000 millones de euros del fondo de reserva de la Seguridad Social española, que en 2011 era de 66.815 millones de euros. Una cifra que se sumaría a los 9.375 millones de euros de la denominada deuda histórica que, según los secesionistas, mantiene el Gobierno de España con esta Comunidad. 

Así consta en el documento 'La Seguridad Social catalana', que fue interceptado a Víctor Terradellas -uno de los hombres de confianza del expresident Carles Puigdemont- durante los registros policiales del caso Voloh, en el que se investigan las subvenciones opacas del Ejecutivo catalán a fundaciones satélites de Convergència Democrática de Catalunya (CDC).

Vozpópuli ha realizado un análisis de este documento redactado por el Consejo Asesor para la Transición Nacional a la independencia de Cataluña, presidido por el exmagistrado del Tribunal Constitucional Carles Viver i Pi-Sunyer, quién se libró in extremis de ser procesado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por el desafío secesionista.

Y en el mismo informe, que todavía se puede leer redactado en castellanoen la página web de la Presidencia de la Generalitat, los asesores de Artur Mas creen justo reclamar una parte del fondo común de la Seguridad Social para sufragar el déficit del sistema en Cataluña, que aumentaba en esta Comunidad en una proporción "muy inferior", pero que ya alcanzaba los 2.142 millones.

"Proporción considerable"

Los asesores del Consejo Asesor para la Transición Nacional sostienen, además, que para cubrir el desfase, "una parte del fondo de reserva se tendrá que traspasar al nuevo Estado catalán". En este punto, el Govern argumenta que se le tendría que devolver la parte del fondo de reserva sufragada por los catalanes: "Esta proporción sería considerable, dado que, como hemos visto, en los años de expansión la Seguridad Social tuvo los mayores superávits en Cataluña", destaca el dosier 'La Seguridad Social catalana'.

A Cataluña le correspondería un 15,9% del fondo de reserva acumulado en el 2011 (66.815 millones de euros), es decir, 10.623 millones de euros

Sin embargo, prosiguen los asesores, el reparto de los activos y pasivos de España se podría llevar a cabo mediante un criterio proporcional de población, a semejanza de lo que acordaron Chequia y Eslovaquia al desmembrarse de Checoslovaquia: "Con esta última hipótesis, mucho más conservadora, a Cataluña le correspondería un 15,9% del fondo de reserva acumulado en el 2011 (66.815 millones de euros), es decir, 10.623 millones de euros. El déficit se podría cubrir pues, como está haciendo el Estado actualmente, a cargo de ingresos generales y/o disponiendo de una parte del fondo de reserva", especifica el documento.

En el caso de que la independencia no fuera pactada, los asesores de Artur Mas creen que el nuevo Estado catalán debería cubrir el déficit con los presupuestos ordinarios, que gracias a la independencia, siempre según el Govern, dispondrían de "unos ingresos adicionales anuales de 11.198 millones de euros", y eso una vez asumidos de forma íntegra los gastos de la Generalitat.

Sin problemas

De esta forma, concluye el Consejo Asesor para la Transición Nacional, yano habría ningún problema para asumir el déficit de la Seguridad Social: "Así pues, la Seguridad Social en Cataluña genera más ingresos y más gastos que el resto del Estado. ¿Sin embargo, el saldo del sistema, es decir, la diferencia entre los ingresos y los gastos, es más o menos favorable? La respuesta es que el saldo del sistema es más positivo para Cataluña", concluyen los asesores.

De cara a la independencia, y en el caso de que España no colaborara con las autoridades de la república catalana, los secesionistas atisban un problema que consideran importante. Que España perjudicara a sus propios ciudadanos para boicotear a Cataluña negándose a facilitar los datos de las personas que hubieran cotizado en la Seguridad Social.

El expresident de la Generalitat,Jordi Pujol junto al también expresident Artur Mas.
El expresident de la Generalitat,Jordi Pujol junto al también expresident Artur Mas.

Y como solución a esta esperada hostilidad española, el Consejo Asesor advierte al Gobierno de Artur Mas de que debería de encargarse de que todos los ciudadanos dispusieran de pruebas de su actividad laboral. Como por ejemplo de informes de vida laboral y de bases de cotización.

"Ambos documentos, emitidos por la Tesorería General de la Seguridad Social; se pueden obtener por internet sin tener que justificar ningún motivo; sería conveniente que se instauraran ya ahora incentivos concretos para que el mayor número posible de ciudadanos obtuvieran y presentaran estos documentos", reseña el dosier denominado 'La Seguridad Social catalana', interceptado por la Policía durante el registro de las dependencias de Convergència Democrática de Catalunya.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba