Nueve migrantes, de los 32 llegados este sábado a aguas del archipiélago de Cabrera, se encuentran en estos momentos en paradero desconocido a pesar de ser contactos estrechos de positivos en covid.

Según han informado fuentes cercanas a la investigación, el pasado sábado 3 de julio a las 12.30 horas un total de 32 migrantes fueron rescatados en aguas de la isla de Cabrera en dos embarcaciones tipo patera.

A la llegada de los migrantes al puerto de Palma, se comprobó que uno de ellos era positivo en coronavirus. De modo que todos fueron confinados en la Estación Marítima.

Tras someter al resto de los migrantes a las pruebas diagnósticas de covid, se detectaron otros tres positivos, sumando así cuatro afectados por la enfermedad. Todos los positivos fueron trasladados a un centro hospitalario.

Sin respuestas del Govern

Ante esta situación, se comunicó a los 28 migrantes restantes que debían guardar una cuarentena de 10 días. Por ello, y ante la "falta de respuesta del Govern" se les trasladó a las 01.00 horas de este domingo a Jefatura de Policía, donde fueron ubicados en el garaje para garantizar su aislamiento.

Durante el domingo, la mitad de los migrantes fueron trasladados hasta el hospital Sant Joan de Déu. Mientras que otros 11 quedaron en dependencias de la Policía Nacional hasta que finalizó el plazo permitido de retención, siendo entonces puestos en libertad.

Al decir a los migrantes que quedaban el libertad, nueve de ellos, tras una llamada de una ONG, quedaron a su cargo, aunque se desconoce si están manteniendo el aislamiento debido. Otros dos se quedaron en dependencias policiales y este lunes a las 12.30 horas han sido trasladados al hotel puente Palma Bellver.