España

Los médicos que vigilan la reapertura de fronteras: "No podemos si no hay refuerzos"

El Gobierno destinará un primer grupo de 100 trabajadores desde este lunes para colaborar con el personal de Sanidad Exterior en los controles de los aeropuertos, donde denuncian no estar dando abasto

Controles de temperatura en el aeropuerto de Son Sant Joan de Palma.
Controles de temperatura en el aeropuerto de Son Sant Joan de Palma. EP

Son los encargados de estar alerta ante cualquier caso de coronavirus procedente del extranjero. Los médicos de Sanidad Exterior se reparten por toda la geografía española, integrados en las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno. Con un trabajo poco conocido más allá de los centrosde vacunación para viajeros o la revisión de mercancías importadas, el cuerpo ha ido viendo mermados sus efectivos desde la anterior crisis económica. Ahora, la pandemia les ha colocado en la primera línea de acción.

Por delante tienen el reto de controlar la progresiva reapertura de fronteras que comienza este lunes. La presidenta de la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior (AMSE), Mar Faraco, asegura que hacen todo lo posible con los limitados recursos que tienen, aunque denuncia las carencias de la única competencia sanitaria que sigue en manos de la Administración central. El Ministerio dedicará un primer grupo de 100 personas, procedentes de empresas auxiliares y otras que prestan servicios en puertos y aeropuertos, gracias a un acuerdo con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

-¿Con cuántos efectivos cuentan de cara a la reapertura de fronteras?

Tirando muy por lo alto, somos 150 médicos y enfermeros. Contando farmacéuticos y veterinarios, se puede llegar a ser 500 o 600. Pero que hagan salud humana, son solo esos. Y ya hay muchos que no pueden más. Espero que a la larga alguien se plantee cómo se va a organizar esto. 

- Con el volumen de pasajeros que se espera a partir de ahora, ¿cómo prevén afrontarlo?

Solos es imposible. Otra cosa es, como nos han dicho, que vamos a tener el apoyo de personal y medios de Puertos del Estado y AENA. Creemos que el 1 de julio estarán todos. Y si no están, no sé qué vamos a hacer. Los compañeros que están trabajando desde siempre no están dando abasto. Hacen todo lo que pueden, doblan turnos, pero no llegan. Del 21 al 30 vamos a hacer todo lo que podemos, porque son diez días, cubriendo todo y haciendo lo que se pueda. Pero aun así, nos vamos a quedar cortos en algunos sitios.

Haremos seguramente mucho más de lo que se nos pueda exigir. Pero incluso haciendo todo eso y poniendo todo de nuestra parte, no podemos si no hay refuerzos. Por supuesto no somos los únicos que estamos desbordados en esta situación, ¿pero cuánto puedo aguantar eso sin reventar? Puedo aguantar un tiempo limitado. Aunque si todo se cumple, con las cámaras termográficas y una futura aplicación electrónica más automatizada, nosotros nos quedaremos un poco de retaguardia. Seremos los que, en caso de sospecha fundada, se nos llame para acudir y valorar. 

-¿Ahora mismo cómo es la dinámica en los aeropuertos?

Los pasajeros bajan del avión, se les toma la temperatura y entregan un papel con sus datos de contacto y sobre sus contactos. Si con la cámara termográfica se detecta fiebre, se le lleva a otra sala y se le pregunta mejor, se le explora y, si hay sospecha de coronavirus, se da traslado a la Comunidad Autónoma para que se haga cargo como un caso más.

¿Funcionó la cuarentena obligatoria para los turistas?

Teóricamente había que llamar a todos los viajeros cada tres días. Pero si además del control -con un equipo de cuatro o cinco médicos y enfermeros- tienes que atender el puerto, el aeropuerto y encima llamar, pues no se ha podido llamar a todo el mundo. Ni usando a todo el personal no sanitario de todas las subdelegaciones del Gobierno se podría hacer el control de cuarentena cada tres días. 

Controles de temperatura a pasajeros realizados en la terminal 4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez.
Controles de temperatura a pasajeros realizados en la terminal 4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. Oscar J. Barroso

- Además de la atención al coronavirus, el servicio de Sanidad Exterior tiene muchas otras funciones. ¿Qué pasa con ellas?

Nosotros no aparecemos de repente porque haya una pandemia. Llevamos 120 años trabajando. Somos más conocidos por las mercancías, la veterinaria, el tráfico ilícito de farmacia. Nuestro trabajo diario consta de dos partes. Uno, los centros de vacunación internacional que todos los veranos se colapsan. Por suerte este año apenas hay, pero se mantienen abiertos para citas dos horas al día. También tenemos que seguir haciendo los controles higiénico-sanitarios de los barcos, controles de rutina para los certificados de sanidad a bordo obligatorios para los buques internacionales que tienen que renovar. Hay que revisar cocinas, despensas, hacer recomendaciones… Eso es un trabajo que lleva horas. Y hay muchos que están prorrogados y ya no pueden esperar más porque es un papel obligatorio para ellos que no pueden llevar caducados.

También firmamos el traslado internacional de cadáveres, que requiere estar en la oficina un buen rato. Si aparece una alerta de otra cosa, no por coronavirus, sino un marinero o tripulante con malaria en un buque, también es una alerta para la salud pública en España y hay que ir. Hay que verlo y estudiarlo para desactivarlo. Es verdad que el sistema ha bajado, pero no ha parado en absoluto y va subiendo otra vez. Y a la vez tenemos que estar a piñón fijo en puertos y aeropuertos. ¿Podemos? Es absolutamente imposible. Ahora, cuando nos pongan los refuerzos de AENA, Puertos y medios materiales, podremos a trancas y barrancas, como siempre. El cuerpo en sí es muy pequeño y muy precario como para que aparezca algo extraordinario. Además, el sistema que se implantó en 2016 hace que estés de guardia por muy poco dinero (14 euros). Como no hay gente suficiente para estar de guardia 24 horas todos los días del año, combinan provincias que pueden estar relativamente limítrofes, pero hay otras a las que separan 300 kilómetros.

- Al margen de los refuerzos con personal externo, ¿se ha planteado el Ministerio de Sanidad convocar nuevas plazas como ha hecho Interior con la sanidad penitenciaria?

Llevamos siglos demandándolo. Pero los procedimientos de contratación de la Administración son extraordinariamente lentos y complejos. Realmente decir que se va a meter a cien sanitarios es prácticamente imposible. Y la presión a la que estamos siendo sometidos continuamente ya en condiciones normales hace que la gente se vaya. Con la crisis anterior todo se quedó al límite. Por suerte, los profesionales son muy buenos y muy comprometidos. Pero una cosa es hacerlo de forma puntual y otra que a la larga te va generando un cansancio y una desmotivación que hace que muchos se marchen a otro sitio. Eso lleva pasando años. Alguien tendrá que tomar alguna medida. No se puede sostener la Sanidad Exterior como está la parte médica ni siquiera en situaciones de no pandemia.

- ¿Cómo influye la doble dependencia del Ministerio de Sanidad y de las delegaciones y subdelegaciones?

En un momento pareció adecuado que, para que funcionara mejor la coordinación en la periferia, en vez de depender sólo del servicio central, dependiésemos de las subdelegaciones. En teoría era para hacer más fácil el trabajo. ¿Qué ha ocurrido? Que tenemos dos cabezas. Una en Sanidad -la técnica- que dicta protocolos y procedimientos y una orgánica, que nos da los medios humanos y materiales, como vacunas o termómetros. Lo que parecía una idea muy buena en 1997 ha resultado una idea muy poco operativa. Es muy difícil tener dos jefes que se coordinan mal. Y quien paga y pone los medios (subdelegaciones) tiene otros muchos servicios que atender como Extranjería, sanciones… Nosotros estamos en un rinconcito. Sólo aparece de repente la importancia cuando llega el ébola o el coronavirus.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba