Los servicios de Sanidad Exterior afrontan un verano a pleno rendimiento y con el personal bajo mínimos, lo que puede suponer un importante problema para la transmisión de la covid-19. Según aseguran a Vozpópuli fuentes cercanas a este departamento del Ministerio de Sanidad, el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas cuenta solo con nueve médicos el control sanitario de todos los pasajeros que lleguen.

De acuerdo con Aena, en mayo llegaron a España alrededor de 342.000 pasajeros internacionales. La responsabilidad sanitaria de esta magnitud de viajeros está en mano de solo nueve médicos. Si tenemos en cuenta la apertura de fronteras a nivel europeo, en junio la llegada de pasajeros ha sido aun mayor, y se incrementará en julio y agosto.

A su vez, la cifra de médicos disminuirá debido al período vacacional. Estos nueve médicos no solo se encargan de la llegada de viajeros al aeropuerto, también son los responsables del Centro de Vacunación Internacional., uno de los más grandes de España, donde han empezado a vacunar del coronavirus y siguen con vacunas para la triple vírica, la polio o la fiebre amarilla entre otras.

A pesar de que haya personal de Quirónsalud e Interserve al margen de estos sanitarios, cualquier paso que den debe tener la autorización de estos nueve médicos, desde el visto bueno para realizar una prueba PCR a la sanción de pasajeros. La afluencia de pasajeros es tal que las pruebas de diagnóstico covid se piden solo de manera aleatoria.

La Comunidad de Madrid lleva varios meses pidiendo que se refuercen los controles del aeropuerto de Barajas, llegando el propio consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid a solicitarlos por escrito a la ministra Carolina Darias.

"Viene un verano impresionante", denuncia Mar Faraco, presidenta de la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior (AMSE). "Va a haber más vuelos a nivel nacional, pero también más ferris. Hay compañeros que están absolutamente desbordados, trabajando noche y día. Tienen cientos de horas acumuladas que no van a poder utilizar porque es casi imposible encontrar sustituto. Nos van a prohibir las vacaciones a la gran mayoría".

La complicada situación de Barcelona y Valencia

Barajas no es el único aeropuerto que se va a enfrentar a complicaciones. El tercer aeropuerto con más afluencia de pasajeros a nivel nacional, el de Barcelona-El Prat, afronta el período estival con una Sanidad Exterior debilitada. En mayor tuvo que recibir a más de 188.000 pasajeros, para los que solo ha contado con 6 médicos para todos los vuelos y buques internacionales. También se han encargado del centro de vacunación y de administrar las dosis contra la covid a determinados colectivos.

En el caso del aeropuerto de Valencia fueron más de 41.000 los pasajeros internacionales en mayo. Para ello han contado con 2 médicos, que además han tenido que encargarse de los puertos, bastante grandes, y del centro de vacunación.

Falta de previsión

La AMSE denuncia que, una vez más, "ha habido falta de previsión". La labor que realizan estos especialistas en Salud Pública requiere de una formación muy específica, que no puede "enseñarse en 4 días". Hay que conocer, por ejemplo, el protocolo de las embarcaciones marítimas o las especificidades de cada vacuna.

Como ya adelantó este diario, AMSE se puso en contacto con la Subdrección General de Coordinación de la Administración General del Estado en el Territorio, que depende del Ministerio de Función Pública de Miquel Iceta, el 5 de mayo, expresando su "inquietud de nuestro colectivo ante las condiciones de trabajo para el periodo estival de este año, el 2021". 

Pidieron "reforzar el personal médico y de enfermería propio de Sanidad Exterior y mejorar las condiciones de trabajo de nuestro colectivo, compensando con mayor justicia la sobrecarga que ya está ocurriendo en algunas Dependencias y que prevemos va a ocurrir en casi la totalidad (somos servicios médicos con poco personal, demasiadas tareas y un muy bajo reconocimiento a nivel de salario/productividad)".

El Ministerio de Miquel Iceta contestó señalando que se habían "puesto en contacto con la Subdirección General de Sanidad Exterior para ver qué previsión de actividad tienen de cara al periodo estival y abordar de manera conjunta la elaboración de un marco para la organización del servicio de los CVI durante este periodo". Ningún refuerzo se ha producido hasta la fecha.

Importancia epidemiológica de las fronteras

Esta semana, un grupo de especialistas entre los que se encuentran el prestigioso inmunólogo Alfredo Corell o Eduardo López-Collazo, director científico de IdiPaz, ha emitido un comunicado donde recalcan la importancia de controlar las fronteras para "evitar la introducción de nuevas variantes más contagiosas o agresivas".

Es más, apuntan que "España puede tener un papel de liderazgo por invitación, proponiendo que otros países se sumen a la estrategia de máxima supresión".