El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha defendido la "reconciliación" entre JxCat y el PDeCAT, ha apuntado que hay "fórmulas" para hacerla posible, como presentarse en coalición a las elecciones, y ha señalado que los resultados del 14-F constatan que "la falta de unidad no lleva al éxito".

En declaraciones a Rac1, Mas ha afirmado que los resultados electorales del PDeCAT han sido un "fracaso" porque no ha conseguido entrar en el Parlament ni ser "clave" para articular el Govern, pero a su vez un "éxito" porque los 77.000 votos obtenidos por el Partit Demòcrata han hecho posible que el independentismo supere por primera vez el 50 % de votos en unas elecciones.

Artur Mas hizo campaña estas elecciones por el PDeCAT, partido del espacio exconvergente en el que milita tras no unirse a JxCat, y que no ha obtenido representación en el Parlament por ninguna de las cuatro circunscripciones pero que sí obtuvo 77.000 votos.

Cultura de la coalición

Mas ha insistido en que él proviene de la "cultura de la coalición" y que las cinco veces que se presentó a la presidencia de la Generalitat lo hizo bajo esta fórmula, que ha reconocido que tiene "desventajas en la gestión del día a día" pero permite no dividir al electorado.

Sobre el nuevo Govern, Mas ha manifestado que "sería imperdonable que no hubiese un acuerdo entre las fuerzas soberanistas", y ha señalado que los resultados sitúan "prácticamente en un empate" a ERC y JxCat, que han obtenido 33 y 32 escaños, respectivamente.

Para hacer posible el acuerdo, Mas ha pedido "mirar a lo lejos" y disponer de "un plan de acción con renuncias mutuas que permita avanzar en la ambición nacional de Cataluña".