Marta Rivera de la Cruz se ha dado de baja de Ciudadanos, según ha adelantado Europa Press y ha podido confirmar Vozpópuli de un portavoz de la formación naranja. La histórica dirigente formó parte del núcleo duro' de Albert Rivera y en la actualidad era miembro del Comité Ejecutivo o Ejecutiva nacional dentro del partido centrista. Se trata del portazo más importante dentro de Cs desde la debacle electoral del 4-M.

La exconsejera madrileña de Cultura rompe el carné naranja justo cuando está a la espera de que Isabel Díaz Ayuso le ofrezca de nuevo dirigir este departamento dentro del Gobierno de la Comunidad de Madrid para lo que queda de legislatura.

Rivera de la Cruz participó en un acto político junto a Ayuso durante la campaña electoral, aunque desde Ciudadanos se minimizó este hecho al considerar que debía estar presente para que la candidata del PP no patrimonializase la política cultural de los últimos años.

Ella ha sido la consejera naranja más próxima a Ayuso durante el pacto de coalición entre PP y Cs. La presidenta madrileña ha puesto en valor su trabajo en numerosas ocasiones. Muy significativo fue el hecho de que no cesase a ningún alto cargo de la Consejería de Cultura, a excepción de la propia Rivera de la Cruz, como sí ocurrió en el resto de áreas de la formación 'naranja'.

Gracias a este 'indulto' por parte de Ayuso, siguieron el viceconsejero de Marta de Rivera -si bien cuenta con un perfil técnico-, así como el secretario general, la jefa de Gabinete y todos los directores generales que la consejera eligió a dedo cuando llegó a este puesto a mediados de 2019.

Ayuso no cesa a nadie en Cultura a la espera del regreso de Marta Rivera
Marta Rivera de la Cruz e Isabel Díaz Ayuso en un acto de la Comunidad de Madrid.

De hecho, Ayuso llegó a decir ante los medios de comunicación que le gustaría contar con ella si volviese a gobernar tras las elecciones del 4 de mayo"Es pronto para hablar de a quién voy a incluir o no en el Gobierno pero yo tengo muy buena opinión de ella. Es una persona que ha sido absolutamente leal a su partido", trasladó en un desayuno informativo.

En el turno de intervenciones de la exposición 'Antonio López en Sol', la presidenta madrileña agradeció el trabajo que la exconsejera ha realizado durante la legislatura y muy especialmente el que ha llevado a cabo para que las personas que visiten la Puerta del Sol puedan "admirar" esta obra.

"Querida Marta, quiero que tengas en unos minutos la oportunidad de contarnos este proyecto", subrayó antes de darle la palabra para que interviniese también. Rivera de la Cruz recordó que cuando llegó a Madrid vio a Antonio López pintando en la Gran Vía y al contárselo a su madre esta le dijo que "esas son las cosas que pasan en Madrid".

"En Madrid pasan muchas cosas, se le da oportunidad a una chica gallega que vio a Antonio López de que pueda ser durante año y medio consejera Cultura y que un manchego sea el gran pintor de Madrid", recalcó la escritora gallega.

El silencio de Marta Rivera en Cs

Desde la convocatoria electoral, Rivera de la Cruz ha guardado completo silencio sobre los pasos dados por su ya expartido y no ha avalado públicamente las decisiones adoptadas en el seno de la Ejecutiva naranja.

En su Twitter personal no ha habido ninguna mención o loa a Arrimadas en las últimas semanas, mientras que uno de sus escasos retuit fue el anuncio de Albert Rivera de su fichaje por el Centro de Enseñanza Superior Cardenal Cisneros, adscrito a la Universidad Complutense y cuyo nombramiento tuvo que ser avalado por el Ejecutivo de Ayuso. Todo un síntoma de quién es su referente político en Cs.

Llevó la contraria a Aguado

El área de Cultura le ha venido a Rivera de la Cruz como anillo al dedo por su condición de escritora. El coronavirus ha condicionado su trabajo desde hace un año, pero en los últimos meses ha podido lidiar con la pandemia ya que los teatros y museos de Madrid han estado abiertos en la actualidad pese a las limitaciones de aforo.

Ayuso y Rivera de la Cruz han aparecido juntas en un buen número de actos oficiales en los últimos meses. Un viernes de octubre inmortalizaron en Twitter e Instagram una salida de cañas por el Madrid más castizo para promocionar "las tascas con más solera" de la capital.

Estas imágenes fueron un capítulo más de una sintonía más que evidente entre la presidenta regional del PP y la más conocida de las consejeras madrileñas de Ciudadanos, quien durante meses aparcó una de las máximas que el vicepresidente, Ignacio Aguado, impartió a sus consejeros naranjas al inicio de la legislatura y que consistía en evitar, en lo posible, la coincidencia con Ayuso en actos públicos.

Rivera de la Cruz ha sido la única que ha hecho caso omiso a esta indicación de Aguado, según admiten a Vozpópuli fuentes de la formación naranja, lo que generó una creciente desconfianza entre ella y el ya exvicepresidente madrileño.

Ayuso fichó a su jefa de Gabinete

En octubre también se produjo un fichaje por parte de Ayuso que provocó revuelo en las filas populares y naranjas. Fue la incorporación de la periodista Sandra Fernández como directora general de Medios. Se trató del tercer recambio en este puesto desde el inicio de la legislatura hace un año y medio, pero lo más sorprendente es que Fernández venía de ser la jefa de Gabinete de Rivera de la Cruz.

Las fuentes consultadas por Vozpópuli destacaron entonces que Fernández fue una elección personal de Miguel Ángel Rodríguezmano derecha de Ayuso. Aquella conexión entre Ayuso y Rivera de la Cruz se materializó en las semanas siguientes con actos conjuntos en los que aparecía la presidenta regional junto a la consejera de Cultura.

También organizaron comidas discretas con terceras personas. Una muy comentada se celebró antes de Navidad en el despacho de Rivera de la Cruz. En ella estuvieron Ayuso y un tercer invitado que en marzo soltó amarras con Arrimadas, Toni Cantó. La escritora ha sido la siguiente dirigente de peso dentro de Cs en marcharse.