El Gobierno marroquí ha retirado este martes a su embajadora en Madrid, Karima Benyaich, poco después de que esta fuera convocada a la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, donde Arancha González Laya le expresó un queja formal.

El anuncio de Rabat se ha producido a los pocos minutos de la llegada del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la ciudad autónoma de Ceuta. También tiene previsto desplazarse más tarde a Melilla. Se trata de la primera visita de un jefe del Ejecutivo desde hace 15 años cuando José Luis Rodríguez Zapatero estuvo en ambas plazas norteafricanas. Mariano Rajoy sólo estuvo siendo líder de la oposición.

Benyaich saldrá por tanto en las próximas horas de territorio español tras ser llamada a consultas por su Gobierno. La última vez que Marruecos retiró a su embajador fue en octubre de 2006 con motivo de la visita de los entonces Reyes, don Juan Carlos y doña Sofía, a Ceuta y Melilla.

Los anteriores precedentes son de noviembre de 2007 y noviembre de 2001 por crisis migratorias similares a la actual. Fuentes diplomáticas marroquíes dijeron desconocer por el momento más detalles sobre esta llamada a consultas, que eleva la tensión entre Rabat y Madrid a niveles desconocidos en la última década.

Benyaich ya fue convocada al Ministerio de Asuntos Exteriores el pasado mes de diciembre para pedirle aclaraciones sobre las declaraciones del primer ministro marroquí, Saadeddine El Othmani, en las que ha defendido que Ceuta y Melilla "son marroquíes como el Sáhara".

Entonces, la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores, Cristina Gallach, trasladó a la embajadora que el Ejecutivo español "espera de todos sus socios respeto a la soberanía e integridad territorial" de España. Por su parte, Benyaich aseguró al Gobierno español que la postura del Reino alauí respecto a las dos ciudades autónomas no había cambiado.