La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, ha asegurado este martes que en las relaciones entre países hay actos que tienen consecuencias, "y se tienen que asumir", en velada referencia a la decisión de España de prestar atención médica al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Antes de acudir a la convocatoria realizada por la ministra de Asuntos Exteriores , Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, la embajadora de Marruecos ha insistido en que hay "actitudes que no se pueden aceptar". Ha añadido que las relaciones entre países vecinos y amigos se tiene que basar en "la confianza mutua, que se tiene que trabajar y nutrir".

Por último, ha calificado de "inusual" la rapidez con la que ha sido convocada por la ministra española de Exteriores y ha señalado que no descarta que su Gobierno la llame a consultas en las próximas horas.

Convocatoria de Exteriores

El Ministerio de Asuntos Exteriores había convocado este mismo martes a Benyaich para entregarle una nota de protesta por la avalancha migratoria que está sufriendo Ceuta desde la jornada del lunes, según informaron fuentes diplomáticas a Vozpópuli.

Un vehículo de la Embajada marroquí en Madrid llegó al filo de las 14:30 horas a la sede de Exteriores en el Palacio de Santa Cruz con Benyaich en su interior. Por el momento, se desconoce si ha sido Arancha González Laya o su número dos, Cristina Gallach, la encargada de recibirla en su despacho a la embajadora.

Esta decisión diplomática es la primera respuesta diplomática oficial del Gobierno de Pedro Sánchez con el Ejecutivo marroquí para quejarse por la crisis migratoria e humanitaria que se está viviendo en los enclaves norteafricanos, sobre todo Ceuta.