Jorge Juliá Díez de Rivera, más conocido como el marqués de Cirella, ha sido encontrado este domingo en su vivienda afincada en la madrileña urbanización de Somosaguas (Pozuelo de Alarcón), junto a su mujer, Katherine Mary Brereton, sin vida, según apunta ABC.

Los disparos fueron escuchados por un vecino, que alertó al vigilante de seguridad de la urbanización. Este, al no recibir respuesta en el domicilio, llamó a la policía  la Policía Nacional, que descubrió los cuerpos. La mujer presentaba un disparo en el pecho, mientras que las primeras hipótesis apuntan a que el varón se había disparado en la cabeza.

Jorge Juliá Díez de Rivera se encontraba en trámites de separación de Katherine Mary Brereton Travers y llevaban años de litigio por el dinero y su mansión. Ella había se había trasladado al Reino Unido para retomar una relación con una pareja anterior, algo que el marqués no llevaba bien.

Piloto y azafata

El marqués de Cirella, de 66 años, había sido piloto de Plus Ultra, aerolínea que recientemente ha sido rescatada por el Gobierno de Sánchez. Compañía donde habría conocido a su pareja, que actualmente tenía 59 años y que por aquel entonces trabajaba como azafata ahí. La pareja tenía cuatro hijos y llevaban décadas casados.

En la vivienda fueron encontradas tres armas, con sus correspondientes licencias, ya que era cazador. Todas eran escopetas y se trataba de una carabina del calibre 22, un rifle calibre 8 y otro del calibre 270. Cabe destacar que Jorge Juliá Díez de Rivera no tenía denuncias por violencia de género.