El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha sostenido esta noche que lo ocurrido en Ceuta "no es una crisis migratoria, es una situación sostenida en el tiempo y con carácter extraordinario”.

Así lo ha manifestado en una entrevista en el programa '24 horas' de RNE, donde ha asegurado que el Gobierno "no permitirá" ningún ataque en las fronteras de Ceuta.

Grande-Marlaska ha afirmado que la situación en Ceuta está "mucho más tranquila", que han "enfrentado unos acontecimientos extraordinarios que no deberían haber acontecido" y ha agradecido "el trabajo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, la cooperación con las Fuerzas Armadas y con el resto de la administración civil y de las asociaciones".

El ministro ha comentado que muchos ciudadanos marroquíes han decidido retornar a su país y que ahora se trata de garantizar el bienestar de los colectivos vulnerables y los menores.

"Medidas necesarias y precisas"

A juicio del ministro de Interior "desde el minuto uno tomamos las medidas necesarias y precisas" y ha considerado "necesario y preciso dejar a la diplomacia trabajar" y "olvidar a la mayor brevedad lo que no debería nunca haber pasado".