España

Marlaska reduce un 65% el refuerzo de antidisturbios ante la Diada más debilitada de la década

De los 600 efectivos que envió en 2018 pasa a 200. La división entre grupos separatistas y la irrupción del coronavirus desinflan una fecha que estaba marcada en rojo para el independentismo

Quim Torra durante una manifestación independentista
Quim Torra durante una manifestación independentista EFE

El 11 de septiembre lleva marcado en rojo en el calendario del Ministerio del Interior durante los últimos años. La celebración de la Diada se considera una de las fechas calientes del independentismo, más aún tras la escalada del desafío rupturista que han protagonizado Carles Puigdemont, primero, y Quim Torra después. Pero la de este año será una Diada debilitada y sin grandes actos que supongan un reto para la seguridad.

Al menos, esas son las previsiones del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska, que ha reducido drásticamente el número de agentes antidisturbios que en esta ocasión envía a la región: 200, frente a los 600 que destinó en 2018, una reducción superior al 65%. Interior ha enviado a Cataluña cinco unidades de antidisturbios de Madrid, Valencia y Asturias, como afirma El Periódico y confirman fuentes policiales a Vozpópuli.

Según las mismas fuentes, las previsiones para esta Diada están encaminadas hacia la carencia de grandes actos o acontecimientos con riesgo para la seguridad ciudadana. La fragmentación de los grupos independentistas y la irrupción del coronavirus dinamitan las pretensiones de movilizaciones multitudinarias.

Divergencias entre los convocantes

La ANC ha esbozado un total de 107 actos en toda Cataluña, pero el número de inscripciones se ha desplomado respecto a ediciones anteriores. Fuentes de seguridad consultadas por este diario aseveran que la distensión en el escenario político influye, pero la pandemia fundamenta la baja asistencia prevista. 

Motivos a los que hay que sumar las diferencias entre grupos separatistas. Los CDR se han desmarcado de la línea marcada por la ANC y ha diseñado su propio horario de protestas y movilizaciones. Las fuerzas de seguridad consideran que “no harán un gran ruido”, especialmente si se compara con las protestas que tuvieron lugar en 2018 y 2019. Los convocantes piden que se cumplan las debidas medidas de seguridad debido al coronavirus: "Seguridad, sí; lucha, también".

El calendario

Los rebrotes de coronavirus, que han llegado antes de lo que se preveía inicialmente, frustran los planes de los grupos independentistas. Como contó Vozpópuli, pretendían pasar un verano sin grandes actos -para salvar la malherida campaña de turismo- y recuperar su calendario de protestas a partir de otoño. Los cuerpos policiales preveían que la Diada podía ser la fecha marcada para retomar las movilizaciones y alcanzar un nuevo punto álgido en el primer aniversario de la sentencia del procés.

Esas previsiones se desmoronan por culpa de la pandemia. Quim Torra ha pasado del “apretad, hacéis bien en apretar” con el que animó a los CDR a celebrar una Diada edulcorada, sin participar en grandes encuentros. De hecho, esta es la primera ocasión en la que el Govern no asiste a los actos convocados por la ANC desde que se pusiera en marcha el procés.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba