El Movimiento Feminista de Madrid, una de las organizaciones que ha convocado actos para celebrar el Día Internacional de la Mujer, ha anunciado este jueves que recurrirá la decisión de la Delegación de Gobierno de Madrid de prohibir los actos que estaban previstos para el 7 y 8 de marzo en la capital.

Su portavoz, Ana Sánchez de la Coba, ha mostrado al "disconformidad" del movimiento con esta decisión cuando, ha explicado, las concentraciones previstas ya llevaban autorizadas "desde hace más de 20 días".

En el caso de esta organización, se trata de una concentración en la Plaza de Callao, para la que hay una restricción de aforo de 250 mujeres y en la que, según explica Sánchez de la Coba, se ha trabajado y preparado para cumplir con todas las recomendaciones de Sanidad.

Desde Movimiento Feminista de Madrid no comprenden por qué ha sido prohibida "argumentando motivos de salud", cuando en la Comunidad de Madrid, se celebran "continuamente y todas las semanas manifestaciones", los transportes públicos van "atestados", se realizan "fiestas ilegales" o las terrazas están "llenas". Lo consideran un "ataque directo a las mujeres".

Mujeres "cuidadoras y responsables"

"No podemos entender que de nuevo las mujeres tengamos que ser las demonizadas", ha denunciado a Europa Press. A su juicio, las mujeres han demostrado no sólo que son "cuidadoras" de "todos los ciudadanos", de las "familias" o de los "mayores", sino que también son "responsables".

"Queremos que nuestras demandas lleguen a la ciudadanía pero manteniendo todas las medidas que sean necesarias", ha asegurado la portavoz del Movimiento Feminista de Madrid.

Sánchez de la Coba lamenta que se esté usando a las mujeres "como moneda de cambio" y llama a que se las "escuche" en su lucha por "tener una sociedad más igualitaria" o por el fin de la violencia de género.

La organización, ha explicado, recurrirá la decisión de la Delegación de Gobierno en Madrid pero, además, se reunirá este jueves para "tomar decisiones" sobre qué hacer el 8M.