Comunidad de Madrid

Una protesta contra la sentencia de 'La Manada' sacude la celebración del 2 de mayo

Pasadas las 12 horas, hasta la misma Puerta del Sol ha acudido un numeroso grupo de personas ataviadas de color morado y con carteles

Miembros de la Guardia Civil forman en la Plaza del Sol durante el acto conmemorativo de la Fiesta del 2 de Mayo.
Miembros de la Guardia Civil forman en la Plaza del Sol durante el acto conmemorativo de la Fiesta del 2 de Mayo. EFE

La tradicional parada militar que se celebra anualmente en la Puerta del Sol con motivo de las fiestas del Dos de Mayo se ha visto sorprendida este miércoles por los pitidos y los gritos de un grupo de manifestantes que han acudido hasta el 'kilómetro cero' para protestar por la sentencia del juicio a 'La Manada' y que condena a los cinco jóvenes por abuso sexual a una madrileña y no por agresión sexual, como pedía la acusación.

Pasadas las 12 horas, hasta la misma Puerta del Sol, ha acudido un numeroso grupo de personas ataviadas de color morado y con carteles, que se han podido colocar tras el graderío situado para el público en general que quería seguir el desfile presidido por el presidente en funciones, Ángel Garrido.

Junto a Garrido se han situado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal; la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena; la delegada de Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa; y la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados.

Aunque suele ser un acto en el que reina el silencio mientras se escuchan los tambores y las cornetas, las protestas y el ruido de cacerolas de los manifestantes han roto el momento, a la vez que se podía escuchar "vergüenza", "fuera" y otros gritos de rechazo al fallo judicial como el popular "Yo sí te creo", en apoyo a la víctima de la que consideran una violación grupal en las fiestas de los Sanfermines.

Esta es la primera vez que en un acto de celebración del Dos de Mayo se produce un hecho similar. En los años duros de la crisis, se producían algunos gritos aislados contra las autoridades, que eran acallados por las personas que estaban situadas en las tribunas con aplausos.

En esta ocasión cada vez que se escuchaba la música los manifestantes, mujeres jóvenes en su mayor parte, gritaban consignas recordando la sentencia de'La Manada'.

La protesta ha durado los cerca de 45 minutos de la ceremonia y ha sido motivo de comentario general de los cientos de participantes institucionales que presenciaban la parada cívico-militar en la calle.

Algunos criticaban que se abuchearan las interpretaciones del himno nacional, lo que ha sido contestado por algunas frases en las que se escuchaba: “eso se llama contestación social”. Había debate incluso entre los que habían asistido invitados por el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

El desfile ha estado algo más deslucido que otros años y se palpaba en el ambiente cierta tensión tanto por la protesta de las jóvenes contra la sentencia como la crisis provocada por la dimisión de Cristina Cifuentes.

En el patio central de la Real Casa de Correos, tras el discurso de Garrido y la entrega de medallas, se han llegado a escuchar los gritos de fuera mientras los asistentes, al principio, desconocedores de lo que estaba pasando, se miraban perplejos.

El acto cívico militar ha tenido lugar frente a la fachada de la Real Casa de Correos, que incluye la parada militar, la rendición de Honores parlamentarios, la Revista a la Fuera y el acto de Homenaje a los que dieron su vida por España.

Tradicionalmente, el desfile y la ceremonia en la calle se terminaba con una pasada de la ‘Patrulla Águila’ del Ejército del Aire que dibujaba los colores de la bandera nacional en el cielo. Este año los aparatos han sido sustituidos por un helicóptero de la Policía Nacional que vigilaba con su cámara a los manifestantes.



Volver arriba