La decisión de Esteban González Pons de votar a favor en el Parlamento Europeo de retirar los fondos europeos de recuperación a Hungría por su deriva anti-LGTBI ha sentado mal tanto en Génova como en la delegación del PP español en la Eurocámara, según ha podido constatar Vozpópuli en fuentes 'populares'. En concreto, por saltarse la disciplina de voto y no abstenerse en la votación tal y como había decidido el partido de Pablo Casado.

El pleno del PE expresó este jueves su "firme condena" de la controvertida ley húngara que discrimina y estigmatiza al colectivo LGTBIQ en el marco de una norma contra la pederastia y la protección del menor. Por este motivo, la institución europea reclamó acciones legales contra el Gobierno de Viktor Orban y que la UE se asegure que no se destinan fondos europeos a proyectos que violan los derechos fundamentales.

El texto salió adelante en Estrasburgo con una amplia mayoría de 459 votos a favor, 147 en contra y 58 abstenciones. En el 'no' se posicionaron los parlamentarios de Conservadores y Reformistas, entre los que están los de Vox, así como los ultraderechistas de Identidad y Democracia (ID). Mientras, los diputados del PP se abstuvieron en bloque a excepción de González Pons, quien apoyó la resolución como la mayoría del grupo del Partido Popular Europeo (PPE), del que es uno de los vicepresidentes.

Las citadas fuentes coinciden en que la delegación del PP español en Estrasburgo debatió en la víspera sobre este asunto y decidió pasar del 'sí' a la abstención al comprobar que los grupos de la izquierda habían introducido enmiendas en el texto de consenso en las que se equiparaba la situación de los colectivos LGTBI en Hungría con la de otros países. Se mencionaba a Croacia, Lituania o Letonia.

"Nos pareció que las situaciones no son equiparables y que no se pueden mezclar en una única resolución referencias a varios países. Por eso, el PP español decidió votar abstención", justifican desde la delegación que preside Dolors Montserrat.

El eurodiputado González Pons en su escaño de la Eurocámara.

Un miembro del PP va más lejos y hace hincapié en que, a pesar de que los 'populares' están en contra de lo que ocurre en Hungría y de cualquier discriminación por razón de orientación sexual, no se debe castigar a todo el país centroeuropeo con la amenaza de no recibir fondos europeos con los que salir de la crisis ocasionada por la covid-19.

González Pons hizo caso omiso a las indicaciones del PP y votó a favor de la resolución. No es la primera vez que se salta la disciplina de voto de su partido en una votación, advierten las citadas fuentes, pero sí la más llamativa. Varios compañeros suyos explican su desmarque ante "el movimiento de sillas" que se avecina en la Eurocámara.

El puesto que quiere González Pons

En enero se llega al ecuador de la legislatura de cinco años y existe una regla no escrita en el Parlamento Europeo por la que las dos principales familias políticas -'populares' y socialistas- se turnan en la presidencia. Por ello, lo previsible es que el alemán Manfred Weber, líder del PPE en la Eurocámara, sustituya en ese momento al italiano David Sassoli como presidente.

También habrá rotación en las vicepresidencias y uno de esos puestos en liza es el que ambiciona González Pons, de ahí que en la votación de Hungría siguiese la línea oficial promovida por el PPE en vez de la abstención que defendía el PP español. Una decisión -la de González Pons- que tomó pensando en que los líderes del PPE mirarán "su hoja de servicios" en enero, pero también para que socialistas y liberales "la tengan en cuenta" cuando toque votar su elección como vicepresidente de la institución.

"No es un problema de conciencia, sino de tacticismo en el que se desatan ambiciones políticas. Para ese viaje no se necesitan estas alforjas", resume otro eurodiputado del PP molesto con el perfil propio del dirigente valenciano.