Begoña Villacís (Madrid, 1977) se ha quedado como principal referente de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid tras la debacle del 4-M. Precisamente, la formación naranja afronta este fin de semana su convención política para rearmarse de cara al próximo ciclo electoral. Un cónclave que, a juicio de la vicealcaldesa de la capital, tiene que servir para "pensar, debatir y poder salir con fuerza".

Villacís es la nueva coordinadora autonómica naranja en sustitución de Ignacio Aguado y anticipa, sin ningún atisbo de duda, que Ciudadanos dirigirá la alcaldía de Alcobendas fruto del acuerdo de gobierno con el PSOE. A nivel nacional, pide a Pedro Sánchez que se siente con Pablo Casado e Inés Arrimadas para negociar los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) "en lugar de las compañías que se ha buscado”.

-Este fin de semana se celebra la convención política de Ciudadanos en Madrid. ¿Cómo llega el partido a este cónclave y cómo cree que va a salir?

Hay momentos en la vida de los partidos en los que merece la pena decir que vamos a sentarnos, que todo va muy rápido pues en política todo el mundo está pensando en el cuarto de hora siguiente. Creo que hay veces que merece la pena parar, reflexionar, pensar, debatir y es lo que ahora mismo necesita Ciudadanos para salir con fuerza.

-¿Se va a hablar de unir fuerzas con el PP de cara al próximo ciclo electoral?

No. No sé de lo que hablarán cada uno allí, pero ese no es el propósito.

-Ahora se presenta el eslogan de Liberales. ¿Ve la posibilidad de que en el futuro se pueda cambiar el nombre de Ciudadanos por Liberales?

Para mí no es una cuestión de nombres. Nunca lo ha sido. Siempre me he definido como liberal. Pero es una etiqueta que no es muy entendida en España. Como tradicionalmente se había definido la derecha como liberal, en España se le ha adjudicado a la derecha y no es así. Ser liberal, llevándolo a Madrid, es para mí bajar los impuestos, que se pueda emprender fácilmente, apostar por las empresas y la creación de puestos de trabajo y poder casarte con quien quieras. Sea hombre, mujer de tu sexo u otro. Eso es ser liberal. Es también defender la eutanasia, que el Estado no te puede obligar a agonizar con dolor si estás deshauciado. Es la primera de las libertades, esa es tu decisión. En otros países los liberales no son reconocidos en la derecha, sino en el centro. Pero es verdad que al no tener un histórico reciente, pues es difícil explicarlo en España. 

-¿Cómo valora que Albert Rivera haya declinado estar en la convención?

Albert tomó una decisión, la de salir de la política. Y yo, que me considero amiga, lo respeto perfectamente. Se pasa toda la vida desmintiendo las cosas que se publican, que el 90% es mentira. Bueno, especulaciones no demasiado fundadas. Ahora mismo está en un momento profesional en el que está disfrutando muchísimo y al que se está dedicando. Si volviese a esta convención, si no pudiese ir a la siguiente, tendría que dar explicaciones. Él está en otro momento, estará viendo lo que está pasando como no puede ser de otra manera, y nos desea lo mejor, pero no va a estar en la convención y lo respeto y entiendo.

-¿Y tampoco le ve en la convención del PP (de octubre)?

No.

-¿Tampoco va a estar?

No lo veo.

Begoña Villacís en entrevista con Vozpópuli /
Begoña Villacís en entrevista con Vozpópuli / Clara Rodríguez

-Inés Arrimadas está endureciendo el discurso contra Pedro Sánchez. ¿Es una forma de volver al ‘no es no’ de la etapa de Rivera?

No, Inés está siendo firme porque lo que ha ocurrido es que se acaba de indultar a las personas que dieron el golpe a la democracia. Inés sufrió eso, ella estaba en el Parlament. Los derechos que se vieron conculcados fueron los de Arrimadas, los de (José María) Espejo-Saavedra, los de (Carlos) Carrizosa. Y es lo que nos ha motivado para impugnarlo con más posibilidades de éxito que ningún otro partido político pues fueron los diputados de Ciudadanos. No es una cosa cualquiera sino algo que sufrió ella y Ciudadanos, que estaba representando a todos los españoles.

Así que ver que después de haber atropellado todos los derechos, de haber dividido a la sociedad, de haber consumido recursos que se deberían de haber ido a otras cosas, después de sufrir acoso como han sufrido mis compañeros en Cataluña  y ver cómo se van de rositas simplemente porque alguien quiere estar dos minutos más en la Moncloa. Evidentemente, no nos van a ver contemporizando con Sánchez.

-Con lo cual, ¿descartan tender la mano a Sánchez a la hora de negociar los presupuestos de este año?

Creo que Sánchez debería tender la mano a todo el mundo y a mí me gustaría que se sentase con la oposición. El problema que tiene el Gobierno de Sánchez es que solo mira hacia un lado. Me gustaría que se sentase con la oposición. Pero no solo con nosotros, con el PP también. Eso es lo que hemos hecho en el Ayuntamiento con los ‘pactos de la Villa’ y eso es mucho más enriquecedor. Si realmente fuese capaz de hacer eso, si en este país fuésemos capaces de sentarnos los partidos políticos constitucionalistas y dejásemos de estar condicionados por las políticas populistas e independentistas, nos iría mucho mejor como país. Ojalá Sánchez se sentase con Casado y con Arrimadas en lugar de las compañías que se ha buscado.

-¿No se arrepienten de lo que ocurrió el año pasado cuando Ciudadanos, de buen grado y con buena cara, fue a esa negociación pero solo recibió bofetadas del Gobierno de Sánchez?

Es verdad que al final no pactamos con Sánchez, pero gracias a sentarnos los padres de la concertada no están pagando más porque no les han subido el IVA. El impuesto de sociedades no se subió, a la Sanidad privada no se le subió el IVA. Tampoco se subió (los impuestos) el diésel. Tiene que haber un partido como Ciudadanos que haga cosas por los españoles en vez de por los partidos. En ocasiones, no tienes el reconocimiento de este tipo de políticas debería merecer porque estamos en un momento en el que, quizás, la cultura de la política se entiende de otra manera. Pero a mí me parece que se hizo bien.

-De sus últimas palabras, ¿cómo ve el futuro de Ciudadanos?

Este país necesita un centro fuerte. Este país es mejor con Ciudadanos que sin Ciudadanos. Afortunadamente, quedan dos años en los que Ciudadanos tiene bastante fuerza a nivel municipal pues se gobierna con los votos, no con las encuestas. En el Ayuntamiento de Madrid, yo tengo más escaños que el PSOE e, insisto, las encuestas son especulaciones. Lo que importa son los votos y nosotros tenemos muchos escaños, muchos gobiernos municipales y estamos en gobiernos autonómicos. Gobernamos para millones de personas y va a ser así durante dos años. Eso no lo tuvieron otros partidos, nosotros sí. Quien se atreva a decirme que la política va a ser igual que la de hoy dentro de dos años, solo podemos saber que se equivoca porque la única constante de los últimos años ha sido el cambio.

Yo, en este país, he visto al que ha sido luego presidente del Gobierno en un cochecito rojo, desahuciado. ¿Alguien hubiese pensado que Pedro Sánchez iba a ser presidente del Gobierno?, ¿verdad que no? Vamos a tener un espacio porque, de lo contrario, sería un país condicionado por los extremos y no quiero que mi país quede condicionado por Vox o por Podemos. Es mucho más sano que un país que va a estar en plena post-pandemia esté condicionado por el centro. El otro día en el Congreso, y la palabra es alucinar, escuchaba a Vox que estaba en contra de la fecundación in vitro. Es un debate muy superado desde los ochenta, de cosas que se habían cerrado hace mucho tiempo. Quiero vivir en una España del siglo XXI y creo que eso lo garantiza Ciudadanos. 

Begoña Villacís en entrevista con Vozpópuli /
Begoña Villacís en entrevista con Vozpópuli / Clara Rodríguez

-Entonces, ¿está en contra de la refundación del centro-derecha con una formula en torno al PP en la que esté Ciudadanos?

El PP y Ciudadanos son partidos distintos. A nivel europeo, estamos en grupos distintos. Ellos son conservadores y nosotros, liberales. Ellos están en contra de la eutanasia y nosotros, a favor. ¿Por qué? Quizás por criterios morales o éticos que yo puedo tener para mí misma, pero que no intento imponértelo a los demás. Por eso tenemos opiniones distintas. Nosotros no hemos recurrido el matrimonio igualitario. Eso no quiere decir que no podamos gobernar muy bien y muy cómodos como estamos haciendo, por ejemplo, en el Ayuntamiento de Madrid.

Creo que el centro tiene una utilidad que solo la tiene el centro. Hemos visto que el PP y el PSOE son incapaces de pactar entre ellos. Sí que es necesario que haya plataformas puntuales cuando el reto es mayor. Como cuando nosotros propusimos un Cataluña Suma, pero el PP lo rechazó. Y si se hubiese aceptado el Cataluña Suma, los resultados del constitucionalismo en Cataluña hubieran sido mil veces mejor. Lo proponemos allí donde es necesario, como lo fue en Cataluña o en el País Vasco o Navarra. Pero insisto, somos dos partidos políticos distintos.

-¿Se podría debatir un Madrid Suma para 2023?

No, porque no tenemos un reto independentista. No se dan las circunstancias.

-Pasemos a la Comunidad de Madrid, donde hay signos de fractura en algunos grupos municipales de la región. ¿Cómo se ha encontrado el partido desde que es coordinadora autonómica?

Lo de la Asamblea ha sido un golpe duro, así que estamos saliendo del duelo con buenas perspectivas. Tenemos un equipo muy bueno al nivel de la Comunidad, ilusionante y vamos a trabajar muy bien. Hay concejales que están deseando volver a tener un rumbo. Además, tenemos la misma fuerza que teníamos hasta hace nada.

-Alcobendas iba a ser en junio su principal alcaldía…

Lo va a ser.

-La pregunta es si todavía hay posibilidades…

Va a ser nuestra alcaldía.

-¿Y cuándo va a ser esa investidura?

No tengo los plazos delante pero le garantizo que va a ser. Porque es el acuerdo que tenemos con el PSOE y eso va a ser así. Además, va a ser un gobierno de Ciudadanos.

Begoña Villacís en entrevista con Vozpópuli /
Begoña Villacís en entrevista con Vozpópuli / Clara Rodríguez

-Si por usted fuera, ¿repetiría otra legislatura más en el Ayuntamiento?

Es que dentro de dos años pasan muchas cosas en política. Desde luego que voy a luchar por el proyecto de centro en Madrid y estaré donde el proyecto de centro me necesite. Si me necesitan en el Ayuntamiento, estaré en el Ayuntamiento.

-¿Qué le parece la reforma de Telemadrid en la que tanto se implicó Ciudadanos en 2015?

Pues que no se puede criticar a RTVE y reproducir lo de RTVE. Habíamos llegado a un acuerdo entre los grupos, se ha hecho una ley ad hominem para cambiar a una persona. No voy a criticar a la persona que han puesto, para nada pues no tengo elementos de juicio para ello pese a que tiene un histórico, pero no se puede hacer una ley para quitarte a alguien porque no te gusta en política. Personalmente creo que si esto lo hiciera Sánchez, el PP saldría en tropel a criticarlo.

-¿Le sorprende los movimientos de Ayuso con ese cargo que se ha dado a Toni Cantó o con lo que hemos visto en Telemadrid?

A nadie le debería sorprender. No es Ayuso, es una mayoría absoluta. Las mayorías absolutas son así. Es el rodillo y ejercer de forma absolutista sin que nadie pueda evitarlo. Se ve el antes y el después de estar o no condicionado y se van a reproducir errores del pasado. Estoy convencida. Y a Toni Cantó le deseo que le vaya muy bien y al español en el mundo como deseo general.

-¿Pero es un chiringuito lo de Toni Cantó?

Pues sinceramente no lo sé. No me gusta hablar de excompañeros porque soy una persona cero rencorosa. Todo el mundo lo sabe y no deseo que le vaya mal a nadie. Espero verdaderamente que pueda trabajar y que haya algo detrás, más que nada porque son recursos de los madrileños y prefiero que se gasten de forma eficiente.

-Llegado el momento, ¿podría aceptar una consejería de un Gobierno del PP como ha hecho Marta Rivera?

Marta Rivera no se ha pasado al PP, eso es importante. Así que es independiente. Yo sí que estoy en Ciudadanos y no me voy a dar de baja. Voy a seguir en Ciudadanos. Esa es la gran diferencia. Así que no creo que quisieran tener a nadie de Ciudadanos metido ahí. Mi sino será distinto. Estaré defendiendo al centro y si no puedo estar defendiendo al centro, lo que me hace libre a mí, a diferencia de muchos políticos, es que tengo dónde volver. Tengo un oficio fuera de la política. Me metí a esto con 37 años, después de llevar mucho tiempo trabajando fuera. He trabajado toda mi vida en la empresa privada y a la empresa privada volveré.

-¿Ni siquiera si se lo pide Almeida?

¿Si me pide el qué?

-Ir en las listas.

No. Me llevo fenomenalmente con él, pero él es el número uno del PP y yo la número uno de Ciudadanos. ¿Cree que Almeida se vendría a mis listas? No. Yo tampoco me iré a las suyas. No tendría ninguna lógica. Nos llevamos muy bien juntos, sí. Y reeditar un gobierno de coalición con Almeida y con los otros concejales del PP en el gobierno, es perfectamente reeditable pues ha salido muy bien, la verdad. Pero no formando parte del partido político.

Nosotros tenemos fuerza para imponer nuestras políticas porque somos Ciudadanos. Si nos metiéramos en algo, no tendríamos esa fuerza porque seríamos subalternos. Almeida sería mi jefe y no funcionaría así. Es más interesante la unión de dos partidos gobernando. Así lo veo yo.

Begoña Villacís en entrevista con Vozpópuli /
Begoña Villacís en entrevista con Vozpópuli / Clara Rodríguez

-Con lo cual, ¿no se plantea seguir en política si no es en Ciudadanos?

Ehh, bueno. Donde me veo es en Ciudadanos. Sin Ciudadanos, no sé… Es una pregunta compleja. Donde me veo es en un partido de centro. Imagínese que creamos una plataforma de centro donde esté Ciudadanos y a la que se añaden otros partidos. Me veo en el centro, en lo que es un partido liberal, y a día de hoy, Ciudadanos es el único que lo representa y es el único que lo va a seguir representando en los dos años siguientes. Y eso es muchísimo tiempo en política.

Pero insisto, la ventaja que tenemos el 90% de la gente que está en Ciudadanos es que venimos de la empresa privada. Tenemos nuestro propio oficio y podemos salir de la política. O sea, que no es un drama, que no me voy a atornillar como algunos ministros que se escuchaban algunas declaraciones poco decorosas. Yo soy liberal. Yo soy de centro y no me representa otro partido político o proyecto que no sea de centro, que no sea liberal.