La Comunidad de Madrid ha pedido este martes al Gobierno que autorice el regreso voluntario de los alumnos de segundo de Bachillerato a las clases presenciales del 1 de junio, con el objetivo de que realicen un "repaso del curso" antes de los exámenes finales ordinarios y la Evalución de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU).

El consejero de Educación y Juventud, Enrique Ossorio, ha explicado esta petición, por vía telemática, a los principales representantes de la comunidad educativa madrileña: las patronales de enseñanza privada y concertada, las asociaciones de directores de los centros educativos, a los sindicatos y a las asociaciones de familia, ha detallado el Gobierno regional en un comunicado.

La presidenta regional Isabel Díaz Ayuso pidió al presidente del Gobierno esta flexibilización que permitiría a los alumnos de segundo de Bachillerato poder iniciar, de manera voluntaria, las clases presenciales el próximo lunes 1 de junio.

Igualmente, solicitó esa misma flexibilidad para que, también voluntariamente, puedan volver a las aulas aquellos alumnos de distintos cursos en los que la Consejería de Educación y Juventud ha detectado una especial dificultad en los estudios a distancia, ya sea por carencia de medios tecnológicos o por tener de necesidades especiales del aprendizaje

En este caso, se trataría de desarrollar tutorías y clases en grupos reducidos, previa cita de los alumnos o sus familias, al objeto de reducir las diferencias educativas.

En caso de que el Ministerio de Sanidad no accediese a la petición de la Comunidad de Madrid, los cursos de final de etapa, como segundo de Bachillerato, no volverían las clases presenciales, y el refuerzo pedagógico se plantearía para cuando la región llegue a fase 2, es decir, en principio a partir del 8 de junio, y se centraría en Primaria, puesto que los exámenes de Secundaria y Bachillerato ya se estarían desarrollando.

En el caso de Educación Especial y de Educación Infantil, entre 3 y 6 años, está descartada la vuelta a las clases presenciales este curso escolar.

Por su parte, en la Primera Etapa de Educación Infantil, entre 0 y 3 años, el Ejecutivo autonómico plantea una posible vuelta cuando la región pase a fase 3, una circunstancia que ve factible teniendo en cuenta que durante el mes de julio también están abiertas y en funcionamiento las escuelas de Educación Infantil.