Madrid

Un hombre fallece en Madrid tras recibir un disparo en la cabeza en un tiroteo

Se trata de un suceso que en principio apunta a un ajuste de cuentas entre clanes gitanos

Un hombre de 31 años ha fallecido esta tarde en Madrid tras recibir al menos un disparo en la cabeza cuando caminaba por la calle con unos familiares y ha sido abordado por varias personas que han huido, en un suceso que en principio apunta a un ajuste de cuentas.

Fuentes de la Jefatura Superior de Policía y de Emergencias Madrid han explicado a Efe que el suceso ha tenido lugar en torno a las 18.30 a la altura del número 3 de la calle de Fernando el Católico, en el distrito de Chamberí.

Al parecer, el hombre, un español nacido en 1987 y que tenía antecedentes policiales, según fuentes de la investigación, se encontraba en la calle con unos familiares cuando ha recibido el disparo en la cabeza, aunque los autores, a cara descubierta, han podido realizar alguno más.

Después han huido, según algunos testigos primero a la carrera y luego en un BMW de color azul que ha llegado a cruzarse con los agentes que acudían al lugar y que ahora es buscado.

De hecho, algunos testigos presenciales han dicho que han escuchado cuatro disparos y que los viandantes han huido de la zona, a la que han acudido trece dotaciones de la Policía Nacional y cuatro ambulancias, además de agentes de la Policía Municipal.

También han escuchado cómo una mujer, al parecer la madre de la víctima, gritaba que habían sido dos los autores e, incluso, ha pronunciado sus nombres.

Otras fuentes de la investigación han indicado que las primeras hipótesis apuntan a un ajuste de cuentas entre clanes gitanos que tienen un juicio próximamente, extremo que tendrá que confirmarse a medida que avance la investigación.

Como consecuencia de la herida de bala, el hombre ha entrado en parada cardiorrespiratoria, de la que los facultativos del Samur-Protección Civil han intentado sacarlo sin éxito a pesar de las maniobras de reanimación practicadas durante media hora.

Mientras, los psicólogos del Samur han atendido a la familia de la víctima en el lugar del crimen.



Volver arriba